EAA — Capítulo 21

0

Capítulo 21: El Enojado Príncipe Coronado Jing


En el Continente del Dios Marcial, las plantas medicinales se clasificaron como: plantas de 10 años, 50 años, 100 años, 1.000 años y, por último, aquellas plantas de 10.000 años de antigüedad, las cuales aparecen solo en rumores.

Como Mu Ru Yue no se originó en el Continente del Dios Marcial, no estaba segura de la clasificación de plantas medicinales. Ella había esperado que la medicina que había recogido del piso el día anterior tuviera, como máximo, 50 años. Por lo tanto, este método de usar energía para cultivar medicina no solo lo revitalizó, también extendió su vida por un lapso de hasta 100 años.

Mu Ru Yue estaba emocionada, ya que si este fuera realmente el caso, ella tenía un gran tesoro en sus manos.

El comerciante acarició la planta medicinal en su mano como si fuera un tesoro. Con ojos brillantes, dijo: «Señora, puedo darle 100 monedas de oro por esta planta medicinal.»

Las monedas eran la medida del dinero en el Continente del Dios Marcial. No obstante, en Hua Xia solo se usaba el peso del oro como medida, pero aquí literalmente usaban monedas de oro y plata como dinero.

El sistema monetario adecuado aquí era que 1 moneda de plata equivalía a 100 monedas de cobre y 100 monedas de plata eran equivalentes a 1 moneda de oro.

Mu Ru Yue asintió mientras observa las diversas plantas en la tienda. «Por favor, ayúdeme a elegir 100 tallos de plantas medicinales de 50 años, sin tener en cuenta los tipos.»

El comerciante la miró con curiosidad. Normalmente, las personas iban a comprar plantas medicinales adaptadas a lo que necesitaban, pero ¿era esta adolescente tan poderosa como para que no le importara el tipo de planta? Sin embargo, como estaba tratando de hacer negocios, naturalmente no cuestionaba a sus clientes.

«Muy bien señorita, espere un momento.»

El comerciante llevó las plantas medicinales después de un breve momento y las presentó ante Mu Ru Yue.

«Unos 100 tallos de plantas medicinales de 50 años le costarán 50 monedas de oro.»

Aunque la diferencia entre 50 años y 100 años no era tanta, sus precios eran tan amplios como la diferencia entre el cielo y la tierra. Además, si se tratara de una planta medicinal de mil años de antigüedad, su valor sería extremadamente alto.

Sin embargo, con la capacidad actual de Mu Ru Yue, le fue imposible fabricar una planta medicinal de 1.000 años de antigüedad, ya que ese tipo de plantas medicinales requería grandes cantidades de energía que no podía suministrar.

Tomando la bolsa de plantas medicinales del comerciante, Mu Ru Yue dio media vuelta y se fue.

«¿Escuchaste? Ayer, la familia real retiró la orden de matrimonio de esa basura.»

«¡Jaja! Tu información esta equivocada. No fue la familia real la que retiró el matrimonio, sino la basura de la Familia Mu la que anunció en la sala del trono que no quería casarse con el Príncipe Heredero Jing ni con la línea real. También dijo que todos los príncipes eran caballos cubiertos de gérmenes. El punto más interesante fue que Su Majestad no la castigó.»

Todos recordaron los rumores recientes y lo usaron como tema durante el receso del té después de comer en los restaurantes.

Nadie vio que en una de las habitaciones de esos restaurantes, la cara de un hombre apuesto lloraba mientras apretaba fuertemente los puños.

¡Hong!

Se levantó de su silla. Con los dientes apretados, parecía como si quisiera estrangular ferozmente a esa miserable niña.

‘¿Un caballo? ¿De verdad se atrevió a llamarme un caballo sucio?’

‘A pesar de que amo a Ting Er, ya tengo dos concubinas. Pero, ¿no es esto normal? ¿Qué hombre elegiría tener solo una mujer en su vida?’

‘En comparación con el Noveno Tío Real, Ye Yi Hua, que necesitaba usar un burdel para estar satisfecho, yo estoy en una excelente posición.»

‘Excluyendo al tonto que no sabe nada, ¿quién era tan viejo y no tenía ya algunas mujeres?’

‘¿Mu Ru Yue me llamó un qué? ¿Un semental?’

«Abuelo Real no hizo ningún movimiento con ella debido a la reputación de la Familia Mu. Pero yo definitivamente no la dejaré ir tan fácil. ¡Debo matarla!”

Ye Tian Feng rechinó los dientes con odio. Si Mu Ru Yue estuviera frente a él, definitivamente la destrozaria en innumerables piezas.

En realidad, no fue porque el Emperador de Zi Yue admirara a la Familia Mu, sino porque Mu Ru Yue era una basura que nadie quería. Sin embargo, con su prestigio como emperador, no podía decir eso. Además, Ji Ru Ya lo había estado tentando constantemente en ese momento; a pesar de que ya era demasiado viejo y no tenía mucha energía, su instinto influirá en su corazón. Solo quería despedir a la multitud y disfrutar de un tiempo solitario con sus querida mujer.