Capítulo 209: Rival de Amor Secreto (3)


La Familia Nangong ocupó el puesto superior dentro de Ciudad Nan, como la Familia Xiao en el Dominio Sheng. Por lo tanto, el poder ejercido por la Familia Nangong difícilmente podría considerarse débil. Especialmente después de la reencarnación de Nangong Zi Feng, ya que el poder de la familia había aumentado drásticamente.

En el borde de un bosque cerca del asiento de la Familia Nangong, un hombre se sentó, descansando en el suelo. Su rostro estaba oscurecido por una máscara plateada y su túnica púrpura ondeaba ligeramente sin la ayuda del viento. Él emitió un aura tiránica que se fundió con el viento y fue reforzada por su porte noble.

De repente, el hombre abrió sus ojos purpúreos, su vista hacia lo que había perturbado su descanso…

Una joven corrió apresuradamente fuera del bosque, su tez pálida y su ropa manchada de sangre llamaron su atención. Su ropa revuelta estaba ligeramente abierta en su pecho, dejando al descubierto una piel blanca y tierna.

La joven tenía una apariencia familiar y era devastadoramente hermosa junto con ojos helados. Sus labios estaban ligeramente curvados en una sonrisa seductora.

Si otros hombres hubieran visto tal belleza, no podrían mantener la calma…

“¿Mu’er?” El hombre de ojos púrpuras se levantó y sacudió el polvo de su bata. Justo cuando comenzó a caminar hacia ella, su mirada de repente se heló; un rastro de intención asesina se podía ver dentro de sus ojos encantadores mientras preguntaba, enfatizando cada sílaba, “¿Quién eres?”

Cuando la joven vio que el hombre comenzaba a caminar hacia ella, estaba eufórica. Pero quién sabía que el hombre pediría su identidad antes de dar un solo paso más hacia ella.

Pensó que su actuación había sido impecable. Sin embargo, ¿por qué le había preguntado eso entonces? ¿Podría ser para probarla? Así es, este fue definitivamente el caso…

“Yo soy… Mu Ru Yue.”

Inicialmente, la joven había querido llamar el nombre del hombre, pero luego recordó que Mu Ru Yue todavía no tenía ni idea de su identidad. Por lo tanto, se tragó su nombre en la garganta y en su lugar se centró en usar la frialdad característica de Mu Ru Yue en su discurso.

El hombre no dijo nada. Él solo caminó con pasos ligeros hacia la joven.

A medida que avanzaba, el corazón de la niña bombeaba rápidamente. ¡Estaba a punto de tener éxito! La Joven Maestra le había prometido que, si lo conseguía, encontraría diez jovenes excepcionales para que ella disfrutara…

Era una pena que no pudiera tocar a este hombre en particular, ya que la Joven Maestra le había prohibido tener cualquier relación con él, incluso si era solo para tomarse de la mano. Era realmente tortuoso para su corazón que ella pudiera mirar a un hombre así, y aún tener prohibido hacer cualquier tipo de contacto con él.

Sin embargo, no se atrevió a desobedecer la orden de su maestra.

Cuando esa mujer actua sin piedad, terminaría con una vida peor que la muerte.

El hombre extendió su mano hacia ella, y la niña pensó que él quería levantarla.

¡Hong!

Una llama negra cobró vida en su mano, encerrándola en fuego…

“¡Ahhhhhhh!”

Dentro de las llamas, ella dejó escapar gritos desgarradores.

La joven apretó los dientes con fuerza mientras miraba furiosamente al hombre. “¿Cómo lo descubriste?”

El hombre la miró desapasionadamente. Con un brillo despiadado en sus ojos purpuras, explicó: “No importa cómo uno se disfrace, sus ojos no cambiarán. Tu codicia te vendió desde el principio. Más importante aún… He grabado su rostro y sonrisa dentro de mi corazón. Solo necesitaba una mirada para saber que eras una impostora.”

‘He grabado toda su rostro y sonrisa en mi corazón…’

El corazón de la joven se estremeció violentamente mientras ella lo miraba asombrada a través de las llamas negras. ¿Cuánto amor le tenía a esa chica para que él recordara cada expresión y sonrisa en su corazón? Tales fuertes y genuinos sentimientos provocaron rastros de celos y admiración.

El hombre estaba de espaldas a la joven. Parecía como si estuviera murmurando para sí mismo, pero al mismo tiempo también hablaba con la chica.