Capítulo 207: Rival de Amor Secreto (1)


En el patio trasero de la Familia Nangong, una chica vestida de blanco estaba sentada dentro de un pabellón con un cinturón blanco como la nieve colgando de su cintura. Ella era tan devastadoramente hermosa como un hada.

La chica parecía tener aproximadamente diecinueve años, tenía una apariencia suave y hermosa, y su mirada paso a través del bosque para descansar en una montaña cercana hecha por el hombre. Nadie, sin embargo, podía determinar con exactitud lo que estaba observando.

“Hermano mayor Zi Huang… no, debería ser el hermano mayor Wu Chen ahora. Ha pasado un tiempo desde la última vez que nos hemos visto. Me pregunto si todavía me recuerdas… Inicialmente, yo era ese huérfano de la Familia Zi…”

La duración de la vida de un experto solía ser lenta y prolongada, especialmente después de ingresar al increíble mundo del Reino Xiantian, o un cultivo superior. Pero no importa cuán tenaz era una vida, todavía no continuaría para siempre, incluso si uno hubiera alcanzado la cima del mundo.

Un humano definitivamente moriría un día, sin importar cuán poderosa fuera esa persona.

Ella había usado demasiado tiempo esperándolo, y sin embargo, él no había regresado. En ese momento, ella había renacido a través de una técnica de posesión para continuar su travesía…

A pesar de que el talento innato de este cuerpo no era tan malo, su físico era simplemente terrible. De lo contrario, su fuerza se habría recuperado más rápido. Podría haber sido capaz de buscar a su hermano mayor Zi Huang más rápido.

Tal vez fue la idea de esos ojos morados helados lo que hizo que Nangong Zi Feng sonriera amargamente. La conducta de ese hombre impide que alguien se le acerque, excluyendo a esa chica.

Incluso si ella fuera la hija adoptiva de la Familia Zi…

Por supuesto, Mu Ru Yue definitivamente no sabría sobre estos asuntos. Aún estaba atormentando su cabeza por ideas sobre cómo convencer a Xiao Tian Yu y Madam Sheng Yue para que le permitieran ir a Ciudad Nan y buscar a Xiao Feng. Además, ella estaba muy curiosa sobre Nangong Zi Feng.

Era demasiado peligroso permitir que su enemigo permaneciera en tal oscuridad.

Si no descubría sus objetivos, no podría dormir tranquila…

“Niña, si realmente quieres ir allí, ¿qué tal si nos vamos furtivamente?” Yan Jin miró a la joven frente a él, y sus labios se curvaron en una sonrisa deslumbrante.

Mu Ru Yue negó con la cabeza. “No puedo. Padre y madre están muy preocupados por esto, así que definitivamente no puedo irme de esa manera. Está bien…”

La luz en sus ojos de repente se iluminó. “He escuchado que habrá un gran evento organizado por la Secta de Medicina del Dominio Sheng. Puedo usar esa excusa para dejar a la Familia Xiao por un tiempo, luego haré un conveniente viaje a Ciudad Nan antes de dirigirme a participar en ese evento.”

No importa qué, ella tendría que ir a buscar a Xiao Feng e investigar las intenciones de Nangong Zi Feng.

Ella no continuó perdiendo el tiempo después de pensar en esto y fue a buscar a Xiao Tian Yu y Madam Sheng Yue. Cuando Madam Sheng Yue escuchó que Mu Ru Yue quería participar en el gran evento de la Secta de Medicina, no pudo evitar sospechar un poco pero aún así no la detuvo y simplemente le dijo que estuviera atenta.

La Secta de Medicina y la Ciudad Nan estaban bastante lejos la una de la otra, así que Madam Sheng Yue no estaba tan preocupada. Además, si ella no estaba con la Familia Xiao, podrían llevar a cabo sus planes libremente y evitar poner en peligro su vida cuando las dos familias lucharan entre sí…

“Yue’er, tengo un conocido en la Secta de Medicina.” Madam Sheng Yue se levantó sonriendo, habló suavemente mientras acariciaba con inconmensurable amor el cabello de la joven. “Si te topas con él, puedes decirle que eres mi hija. Te cuidará bien.”

“¿Un conocido?” Mu Ru Yue miró con curiosidad a Madam Sheng Yue.

Madam Sheng Yue asintió levemente. “Ese viejo amigo es mi maestro, pero no tenía el talento de convertirme en un alquimista, así que solo pude aprender habilidades marciales de él. Solo una pequeña minoría de personas sabe su nombre, pero hay quienes lo llaman Señor Dan. Si te encuentras con un tal Señor Dan, recuerda enviarle mis saludos.”