Capítulo 200: ¿Quién eres tú? (6)


El hombre pareció asombrado al mirar a la joven con el rostro de una princesa de hielo.

No sabía si debería pensar en ella como extremadamente observadora, o si su actuación y la de Luo Yi eran demasiado pésimas, permitiéndole exponer su verdadero yo de un vistazo. Era una broma que él pensara que ella les había creído…

“¿De verdad quieres saber cómo, huh?” Mu Ru Yue sonrió débilmente. Con una voz tan fría que perforaría los huesos de cualquiera, señaló: “Número uno, cuando Wu Chen está conmigo, hay una sensación particular que puedo sentir debido él. No hubo ningún tipo de sentimiento de tu parte, por lo que a pesar de que tienes una apariencia idéntica, no puedes imitar su aura y nunca puedes darme esa sensación de seguridad.”

“Número dos, Wu Chen y yo nos conocemos desde hace mucho tiempo, por lo que conozco a todos los conocidos que están a su lado. Excluyéndome, nunca es demasiado íntimo con los demás, por lo que es imposible para él tener ese tipo de amiga.”

“Número tres, Wu Chen siempre me ha respetado… definitivamente no infringiría mi cuerpo antes de casarnos, pero tú sí querías hacer algo conmigo. Si fuera Wu Chen, incluso si tuviera que reprimirse hasta la muerte, no me ofendería antes de casarnos.”

Mu Ru Yue miró al hombre atónito, con los ojos ligeramente abiertos. Una siniestra y fría aura era emitida de su cuerpo mientras hablaba, con cada palabra tan pesada como las de un dios, “¡No permitiré que nadie que lo personifique, viva!”

El hombre aún seguía atónito, ya que había pensado que había cumplido su papel impecablemente. Primero, para engañar a su vista, ni siquiera había usado una pastilla de disfraces: Su maestro había cambiado su rostro en persona.

Más importante aún, para dejar que esa bestia fuera incapaz de exponerlo, incluso había cambiado su aura de modo que fuera idéntica a la de Ye Wu Chen.

Sin embargo, no esperaba que ni siquiera se hubieran conocido durante un día antes de estar expuesto. Esto no fue un golpe menor para él.

“¡Jajaja!” El hombre levantó la cabeza para reír antes de bajar la mirada para observar a la hermosa joven. Sonrió sin alegría y dijo: “Puedo decirte cuál es nuestro propósito, pero ¿qué puedes hacer al saberlo? Definitivamente no eres rival para nuestro maestro, quien me hizo suplantarlo y venir a tu lado para destruir tus sentimientos mutuos y, si fuera conveniente, para encontrar la oportunidad de matarte. Además, el maestro también le ordenó a otra persona ir y hacerse pasar por ti, a su lado. Ustedes dos nunca estarán juntos.”

Mu Ru Yue detuvo sus pasos mientras observa al hombre enloquecido, pero con una ligera sonrisa, dijo: “Ya que puedo imaginar que eres falso, él también sabrá que esa persona no soy yo. Confío en el juicio de Wu Chen, así que no importa qué ridícula trama tengas, se irá por el desagüe. Ahora, te daré una oportunidad: Dime quién es tu maestro. Si lo haces, puedo darte un final rápido.”

El hombre resopló con desdén y giró la cabeza, sin siquiera mirar a Mu Ru Yue.

“¿No hablaras?” Mu Ru Yue alzó las cejas y dijo, indiferente: “Yan Jin, puedes entrar ahora”.

Una vez pronunciadas esas palabras, la puerta se abrió y Yan Jin se movió con un flash al lado de Mu Ru Yue. En este momento, finalmente sabía por qué la niña lo había hecho irse: Para ver exactamente qué estaba tramando este hombre.

Había sospechado por qué Ye Wu Chen, quien había estado tan profundamente enamorado de Mu Ru Yue, de repente ignoraría sus sentimientos. También pensó que este hombre era un impostor, ¿podría ser que la reunión casual con la niña también fuera solo un acto?.

¿Querían destruir los sentimientos de Ye Wu Chen y la niña?

El maestro en el fondo debe tener una gran comprensión de la niña y Ye Wu Chen. Esa persona también sabía que la niña no podía soportar tener un solo grano de arena en los ojos, porque una vez que Ye Wu Chen hiciera algo que la decepcione, lo dejaría sin pensarlo dos veces.

¿Quién era este maestro con una comprensión tan profunda de esta pequeña niña?