EAA — Capítulo 197

0

Capítulo 197: ¿Quién eres tú? (3)


Ciudad Xiao.

Multitudes de personas se apresuraban en las calles.

Mientras caminaban por esta calle que parecía extenderse, Ye Wu Chen puso una de sus manos en la parte posterior de su cabeza y sonrió, decaído. Sus ojos a menudo observaban a la joven a su lado, suavizándose y calentándose.

No obstante, cuando apareció un hombre tan guapo como él, inmediatamente atrajo la atención de muchas personas…

De repente, el hombre detuvo sus pasos y su mirada paso a través de la multitud y aterrizó sobre alguien que vestía ropas rojas. “Mu’er, parece que he visto a alguien que conocemos…”

‘¿Alguien que conocemos?’

Mu Ru Yue giró su cabeza para mirar hacia donde Wu Chen estaba mirando, observando a una chica vestida de rojo entre la multitud frente a ellos.

La niña tenía una apariencia notable, con su piel blanca y radiante y sus pequeños labios rojos, los cuales se curvaron ligeramente hacia arriba. Tenía una hermosa sonrisa acentuada con atractivos ojos de fénix que parecían mirar a Ye Wu Chen, y esos mismos ojos se iluminaron cuando se acercó.

“Chen, ¿qué estás haciendo aquí?”

Su sonrisa era hermosa y encantadora, y su voz podía hacer que la gente se entumeciera. ¿Cómo podría alguien resistirse a ella?.

‘¿Chen?’

Mu Ru Yue frunció el ceño mientras le echa una mirada hacia Ye Wu Chen, notando que él no tuvo ninguna reacción al ser llamado tan cordialmente.

“Ella es…” La niña miró a Mu Ru Yue y quedó atónita por un momento antes de preguntar con curiosidad.

“Mi prometida, Mu Ru Yue”. Ye Wu Chen sonrió. “Mu’er, déjame presentarte a mi amiga, Luo Yi.”

“¿Prometida?” Luo Yi analizó a Mu Ru Yue de los pies a la cabeza por unos segundos antes de extender su mano hacia ella. Con una hermosa sonrisa, dijo: “Soy la mejor amiga de Chen, y por otro lado, tendré que recordarte que vigiles con firmeza a Chen. Es tan extraordinario que incluso otras chicas te lo pueden arrebatar pronto.”

“Luo Yi, no intimides a mi novia”, dijo Ye Wu Chen mientras observa a Luo Yi.

Luo Yi hizo un puchero, sintiéndose ofendida, “No la intimidé; solo la aconsejé.”

“Está bien, no te culpo por tu ignorancia”, dijo Ye Wu Chen con una sonrisa.

Puede ser que sea porque se iba a reunir a un amigo al que no había visto desde hace tiempo o alguna otra razón, pero al mismo tiempo que Ye Wu Chen hablaba sólo con Luo Yi, Mu Ru Yue, de pie a su lado, parecía haberse convertido en un extraño…

“Niña, ¿solo lo dejas ir así?”

Después de regresar a la Familia Xiao, Yan Jin saltó de su abrazo y se metamorfoseó en un ser humano antes de sentarse en la cama. Con evidente furia expresada en su rostro, dijo, “Ye Wu Chen claramente jura que solo te amará en su vida, pero ¿qué pasaba con esa mujer entonces? Él solo conversó con ella y te dejó a un lado.”

Mu Ru Yue miró al furioso Yan Jin, y con una leve sonrisa, ella respondió: “Son solo amigos.”

“¿Amigos?” Yan Jin resopló con frialdad. “¿Un amigo sería tan cordial? Es obvio que la mujer no fue amigable contigo, ¿puede ser que él es tan ciego y no puede ver eso? Niña, si ese hombre realmente hace algo que te decepciona, déjalo en ese momento. Con tus recursos, no sería difícil encontrar otros tipos.”

Las pestañas de Mu Ru Yue se agitaron levemente, pero ella permaneció en silencio. Yan Jin no vio el destello que pasó por sus ojos.

“Creo en Wu Chen.”

Pero ella solo creía en Ye Wu Chen…

Xiao Tian Yu y su esposa estaban en la sala principal de la Familia Xiao hablando cuando volvieron la cabeza y vieron a Mu Ru Yue caminando hacia ellos. Madam Sheng Yue se levantó sonriente mientras la saludaba, “Yue’er, es perfecto que hayas venido aquí. Estaba a punto de buscarte por un asunto.”

“¿Para qué?” Mu Ru Yue caminó hacia el lado de Madam Sheng Yue, con una leve sonrisa en su hermoso rostro.