Capítulo 193: Mi Mujer, Mu Ru Yue (2)


Cuando Xiao Min pensó en Mu Ru Yue, apretó los dientes con odio. Definitivamente no sería feliz si no vengará este rencor, cortaría a esa chica en ocho grandes piezas un día. ¡No! Ella encontraría un grupo de mendigos para violarla primero, y luego la asesinaría.

De repente, una figura se hizo visible, caminando hacia ellos dentro del viento y el polvo…

Lo primero que ambos vieron fue una túnica plateada, y luego unos ojos radiantes que brillaban con destellos llenos de una nobleza sin límites. Parecía ser el eje de toda la elegancia del mundo.

Esas túnicas de plata se mantenían limpias, sin siquiera un rastro de suciedad, incluso mientras permanecía de pie en medio del viento y el polvo.

El hombre llevaba una máscara plateada, la cual cubría un rostro exento de emociones. A pesar de no poder ver su rostro, este hombre se veía muy bien con solo su mandíbula expuesta. Su cuerpo, además, irradiaba una luz blanca que, sin embargo, no era de un blanco pálido, sino del blanco de la luna. Era tan hermoso que parecía impresionante.

Cuando Xiao Min desvió su mirada hacia él, un par de ojos morados saludaron los suyos. No pudo evitar quedarse aturdida, congelada en su lugar mientras se enamora de él.

Ella nunca había visto ojos tan hermosos.

Eran aún más hermosos que las piedras preciosas conocidas como amatista. Ella no dudo que solo ese par de ojos podría cautivar a los demás, atrayendo a los más débiles, imposibilitando que los demás puedan fijarse en cualquier otra cosa. Sin embargo, aunque esos ojos eran hermosos, un aura fría y siniestra hizo que su corazón se estremeciera.

“¿Quién eres?”. El corazón de Xiao Yin se estremeció al mirar con cautela al hombre que tenía delante.

El recién llegado no tenía buenas intenciones.

Este hombre no es alguien con el que jugar…

Además, su cuerpo emanaba un poder tremendo.Solo por la fuerza de ese poder, no se atrevió a mover su cuerpo, ya que si este hombre quisiera matarlos, sería extremadamente simple.

El hombre levantó con suavidad su mirada y un rastro de intención asesina pasó por sus ojos. Con los labios ligeramente separados, lo que salió fue una voz que era agradable para cualquier oído, para arrojarlos a todos al infierno.

“Soy alguien que va tras sus vidas.”

La expresión de Xiao Yin cambió. “Señor, no tenemos rencores o disputas con usted, ¿por qué quieres matarnos?”

El hombre levantó el pie para caminar hacia ellos.

La túnica plateada revoloteo con una suave brisa. Cada vez que ese hombre daba un paso, una aplastante presión los golpeaba. Bajo el poder de esa fuerza, Xiao Yin solo podía sentir como una mano se cerraba sobre su garganta. Este hombre solo necesitaba el deseo de robarle su vida y eso se haría.

Entendiendo esto, Xiao Yin estaba aterrorizada, puesto que quería liberarse de la restricción, pero su cuerpo simplemente no podía moverse.

“Ustedes dos la intimidaron”. El hombre llevaba una máscara de plata, por lo que era difícil ver su expresión, pero esa frase fue dicha con un tono muy frío, sin un rastro de calidez. “No permitiré que nadie que la intimide viva.”

Xiao Yin no sabía a quién se refería. Levantó la cabeza, estupefacto. “Señor, ¿reconoció a la persona equivocada? No intimide a nadie.”

“¿Ya lo has olvidado?” El hombre finalmente detuvo sus pasos, pero esa presión no desapareció. “Mu Ru Yue es mi mujer. ¿Ustedes dos la intimidaron, y todavía desean vivir?”

¡No importa quién era o dónde estaba, si alguien la intimidaba, él debía asesinar a esa persona!.

“Tú… tú eres…” El cuerpo de Xiao Min tembló, con destellos de conmoción en sus ojos cuando exclamó: “¡Eso es imposible! ¡Tú no eres el Rey Fantasma! El Rey Fantasma no tiene ojos morados. ¿Podría ser que la perra esa es como yo había dicho, y que por tanto no fuera leal a su hombre? ¿Cuántos chicos más han habido, excluyendo al Rey Fantasma?”

La mirada del hombre se heló aún más, y con un gesto de su mano, un poder tiránico envió al cuerpo de Xiao Min a volar.

Xiao Min se elevó por el aire por un tiempo antes de aterrizar.

¡Wah!

Ella tosió un bocado de sangre.