EAA — Capítulo 191

0

Capítulo 191: Proclamando su Ascendencia (6)


Xiao Min se mordió los labios, ya que no creía que la pequeña bestia sería una amenaza para su abuelo. Pero Xiao Yin, quien había sido bautizado por el tiempo, no pensaba lo mismo. Cuando la pequeña bestia lo miró, sintió un poder que hizo temblar su alma, haciendo que su cuerpo temblara incontrolablemente un par de veces, llenando su rostro de asombro.

“¡Hmph!”

Yan Jin resopló con frialdad y saltó del abrazo de Mu Ru Yue. Poco a poco, su cuerpo se alargó ante la multitud y un hombre vestido de negro apareció ante ellos en tan solo un segundo.

La apariencia de ese hombre parecía ser la obra de un escultor, con unos ojos negros muy profundos. Aunque no tenía la apariencia divina de Ye Wu Chen, aún era capaz de atraer la atención de cualquier mujer hacia él.

El aura dominante en sus ojos era tiránico e ingobernable, como si él fuera un noble rey. De hecho, su cuerpo apestaba a nobleza, como si fuera natural para él pararse arriba y mirar con desdén a cualquiera como un humano cualquier miraría a un grupo de hormigas.

“¡Una bestia mágica Xiantian!”

La expresión de Xiao Yin cambió, ya que podía sentir con claridad la fuerza tiránica de este hombre. Su cultivo estaba en el reino de Xiantian, y esta era una bestia mágica que podría cambiar forma.

Así es, después de que Mu Ru Yue dejó los Archivos de la Familia Xiao, buscó a Xiao Tian Yu y su Madam. Casualmente, la Familia Xiao tenía miles de plantas medicinales que ella le había dado a Yan Jin para su consumo. Es normal que el cultivo actual de Yan Jin este ahora en el Reino Xiantian.

Como un experto Xiantian, él pasó a ocupar un puesto de gran prestigio dentro del Dominio Sheng.

“Esta pequeña niña es la Maestra de este Mayo. Ella no es alguien a quien puedas dañar” Yan Jin levantó la cabeza y dirigió una mirada desdeñosa hacia el pálido Xiao Yin, diciendo: “¿Quieres ofender a este Mayor con solo tu cultivo actual?”

Si poseyera la fuerza de su vida anterior, sin mencionar a Xiao Yin, podría destruir el Dominio Sheng cada vez que quisiera.

Yan Jin levantó su mano poco a poco y un destello negro salió disparado de su manga.

¡Peng!

Golpeó a Xiao Yin en el pecho, enviándolo a volar hasta que aterrizó en el suelo con violencia.

Esta era la diferencia entre un Cuasi-Xiantian y un Xiantian, comparable a la distancia entre el cielo y la tierra, incluso si dicha diferencia era de un grado.

Xiao Min estaba aturdida mientras Yan Jin tomaba un puesto inconcebible en su cabeza, mirándolo como si este fuera un monstruo. De repente, ella vio que su mirada se alejaba de su abuela y aterrizaba en ella. Su delicado cuerpo no pudo evitar estremecerse.

“¡No!”

Xiao Min chilló mientras retrocedía, pero detrás de ella estaba la puerta y cayó hacia atrás, rodando en el piso y quedando en un estado lamentable, como consecuencia.

¿Asustada?.

Así es, Xiao Min estaba asustada.

Entonces esa niña tenía una bestia mágica tan fuerte… Si hubiera usado a esta bestia para luchar contra ella, entonces probablemente no habría podido regresar al Dominio Sheng con vida…

Yan Jin ni siquiera le dirigió una segunda mirada a Xiao Min, ya que sintió que el hacer un movimiento contra una persona de su calibre era una humillación demasiado grande para él.

“¿Alguno de ustedes tiene algo más que decir sobre la Maestra de este Mayor?” Yan Jin dirigió su mirada hacia los ancianos mientras habla con un tono dominante y frío. “¡Este Mayor les dará una oportunidad de decir las opiniones que tengan todos!”

‘¿Opinión? ¿Cómo podrían atreverse a tener una opinión?”

La multitud miró hacia el Viejo Xiao antes de sonreír con amargura, porque si fuera el Viejo Xiao, entonces seguramente podría vencer a este hombre. Sin embargo, el Patriarca demostró con claridad que no tomaría parte en este asunto.

‘¿Cómo podrían todavía tener opiniones, entonces?’

“¡Cough cough!” El anciano tosió dos veces antes de ponerse de pie, con una sorprendente sonrisa en su rostro. “Dado que ninguno de ustedes tiene algo que decir, esta niña podrá proclamar su ascendencia y convertirse en un miembro de nuestra Familia Xiao a partir de ahora. Deseo que todos ustedes recuerden la diferencia entre la rama principal y las ramas secundarias. Nunca sigan los pasos de Xiao Yin. ¡Si no, serán castigados por las reglas de la familia!”