EAA — Capítulo 184

0

Capítulo 184: Regreso a Casa (4)


“Yue’er.” Madam Sheng Yue cambió su mirada hacia Mu Ru Yue y, con una cálida sonrisa, continuó, “¿No querías saber sobre Bai Ze? Debería haber algunos libros en los archivos de la Familia Xiao sobre el tema, te llevaré allí para echar un vistazo.”

Mu Ru Yue asintió. “Bien.”

Dentro del Archivo de la Familia Xiao.

El aroma de los libros llegó a ellas una vez que entraron al edificio.

Mu Ru Yue permitió a Madam Sheng Yue irse primero mientras buscaba sola entre todos los archivos, pensando que era innegable que el Archivo de la Familia Xiao realmente consistía en innumerables libros. Incluso había algunos libros que representaban la historia del continente y una montaña de libros sobre habilidades marciales…

Por lo tanto, Mu Ru Yue encontró un lugar para sentarse y sumergirse en tal mar de libros.

No fue hasta el atardecer cuando finalmente salió de ese mar de libros, con su mano cerrada alrededor de un volumen.

Un rayo de sol descendió del cielo, y bajo esta puesta de sol, la sombra detrás de la joven se alargó.

“Yan Jin, ¿sabes algo sobre Bai Ze?”

La joven bajó la cabeza para mirar a la pequeña bestia negra en su abrazo.

La pequeña bestia ni siquiera levantó su cabeza mientras resopla.

¿Cómo podría conocer a Bai Ze? No obstante, hubo un poder emitido por ese hombre que lo hizo sentir temor, un poder similar al de la persona que lo había atrapado en el Libro de Alquimia.

“Niña, este Mayor quiere aumentar su fuerza.”

Yan Jin finalmente levantó la cabeza y, con una profunda mirada, continuó: “Si quieres ir a la región central, que es mucho más peligrosa que el Dominio Sheng, este Mayor debe mejorar su fuerza.”

Mu Ru Yue levantó sus cejas “Todavía no me has dicho cómo se supone que debo ayudarte a aumentar tu fuerza.”

Yan Jin parpadeó sus ojos negros. “¿Este Mayor no te lo dijo ya? Desde un principio yo poseía una gran fuerza, pero debido a ese Libro de Alquimia, consumí la mayor parte de mi poder. Por lo tanto, la única forma de que este Mayor recupere su poder es a través de plantas medicinales.”

“¿Plantas medicinales?”

“Es correcto, este Mayor puede transformar el poder de las plantas medicinales para agregar tal fuerza a mi propio poder. Por ejemplo, en estos momentos soy un Cuasi-Xiantian, por lo que tendrás que encontrar una planta medicinal de mil años para este Mayor. Entonces usaré ese poder para abrirme paso en el Reino Xiantian.”

Un practicante del Reino Xiantian era un experto de primer nivel en el Dominio Sheng.

“Preguntaré a mis padres si tienen una planta medicinal de mil años en la Familia Xiao”. Mu Ru Yue observó otra vez a Yan Jin… Si su poder aumentara, entonces también sería muy beneficioso para ella.

Ella no encontraría muchos peligros…

Pero todavía no sabía en qué etapa había llegado Ye Wu Chen.

Ese hombre podría matar al instante a un Cuasi-Xiantian, ¿podría ser que ese hombre poseyera una fuerza más alta que el Reino Xiantian?.

Mu Ru Yue se volvió un poco melancólica, pues parecía que todavía le quedaba un largo camino por recorrer antes de poder caminar junto a ese hombre. Pero no importa qué, definitivamente no se daría por vencida.

“¡Eres tu!”

Un grito repentino se escuchó frente a ella.

El rostro pálido de Xiao Min miró con maldad a Mu Ru Yue, y con los puños apretados reprimió con fuerza el terrible mar de furia en su corazón.

“Perra, ¿por qué estás en mi Familia Xiao? ¿Quién permitió que una persona como tú entrara en este lugar? ¡Desaparece ahora mismo!” Xiao Min estaba tan enojada que su pecho se sacudió con fuerza, su hermoso dedo señaló hacia la nariz de Mu Ru Yue mientras grita aún más enojada.

En la oscuridad, cuando Xiao Lin vio a la arrogante y despótica Xiao Min, frunció el ceño.

Dado que Madam Sheng Yue estaba preocupada por la seguridad de Mu Ru Yue, había arreglado que Xiao Lin la protegiera desde las sombras, incluso le había dado instrucciones que, si alguien intentaba causarle problemas a su hija, podía mutilarlos al instante, por lo que Xiao Lin había estado siguiendo constantemente a Mu Ru Yue.

Él no tenía más opción que aparecer ahora…