EAA — Capítulo 181

0

Capítulo 181: El Regreso a Casa (1)


La luz brillante del sol entró al pasillo desde el exterior.

Madam Sheng Yue estaba discutiendo algo con Xiao Tian Yu y solía reír con alegría, pero cuando vio a la joven entrar en la habitación, la sonrisa en su exquisito rostro se intensificó.

“Yue’er, tu padre y yo estamos discutiendo sobre cuándo deberíamos regresar a la Familia Xiao. Después de que regreses a casa y proclames tu ascendencia, tu abuelo definitivamente estará eufórico.”

Cuando Mu Ru Yue noto el apacible rostro de Madam Sheng Yue, sus labios se curvaron en una leve sonrisa. “Regresaré con ustedes después de haber resuelto todos los asuntos aquí.”

Ella solo estaba haciendo un viaje de regreso…

Ella todavía tenía muchos asuntos por resolver y no podría permanecer durante mucho tiempo dentro de la Familia Xiao.

Wu Chen…

De repente, la imagen de esos doloridos y llorosos ojos morados apareció en la mente de Mu Ru Yue. Era como si algo le traspasara violentamente el corazón.

Él había fruncido el ceño por el dolor.

¿Ese hombre era Wu Chen?.

Si no era Wu Chen, ¿quién más podría ser?.

“Padre, madre, tengo algo que me gustaría preguntar.”

Madam Sheng Yue y Xiao Tian Yu se miraron mutuamente antes de volver a observar a Mu Ru Yue. Con una suave sonrisa, ella le preguntó: “Yue’er, puedes preguntarnos cualquier cosa.”

“No lo sé, pero ¿alguna vez han escuchado el nombre, Bai Ze?”

Bai Ze era un hombre apuesto e inmortal, un hombre que ella no podía olvidar. Seguía sintiendo que se habían conocido antes, pero no podía recordar dónde.

“¿Bai Ze?” Xiao Tian Yu frunció el ceño. “Recuerdo que se registró en un libro antiguo… Bai Ze parece ser el nombre de una histórica bestia viciosa.”

¿Una histórica bestia viciosa?.

Mu Ru Yue estaba un poco aturdida, pues ese hombre no parecía muy vicioso.

“Padre, ¿puedes describir a esa bestia con más detalle?”

Xiao Tian Yu miró a Mu Ru Yue y dio un leve suspiro. “No estoy muy seguro, pero parece Bai Ze haber sido un experto superior de la región central, quien completó un contrato con un humano y acompañó durantes muchas expediciones a esa persona. Después de eso, se rumora que desapareció, y aún cuando algunas personas dijeron que la persona había muerto, otros decían que se convirtió en un dios. Hubo varios rumores alrededor de esa persona, ya que después de su desaparición, Bai Ze también desapareció del mundo. Al final se trataba de una persona de la región central, así que no sé todos los detalles de lo que sucedió.”

Mu Ru Yue levantó sus cejas.

Parecía que si quería resolver su curiosidad, tendría que hacer un viaje a la región central…

Aunque Mu Ru Yue no era una persona de este mundo, sabía que la región central era donde vagaban las verdaderas élites, puesto que siempre estaba lleno de incontables expertos, y por ende, en la actualidad sus habilidades eran insuficientes para ir allí.

“Espera tres días por mí, resolveré todos mis asuntos aquí dentro de ese tiempo y regresaré con la Familia Xiao junto a ustedes”

Para ser honesto, Mu Ru Yue no quería ir al Dominio Sheng, pero por Madam Sheng Yue ella regresara y proclamara su ascendencia…

Hacia un buen tiempo, soleado.

El viejo Xiao suspiró en la sala del clan de la Familia Xiao dentro del Dominio Sheng. A menudo miraba hacia afuera con un rastro de ansiedad en su rostro.

Tian’er y Yu’er ya se habían ido por un tiempo, ¿por qué no habían regresado? ¿podría ser que algo hubiera ido mal con su nieta, siendo obligados a quedarse allí por un tiempo?.

El viejo se puso cada vez más inquieto.

Si hubiera sido más fuerte hace dieciséis años, entonces tal vez ese incidente no hubiera ocurrido. De hecho, fue debido a que no pudo reprimir a esos tontos obstinados que le dieron una oportunidad a los malhechores.

A decir verdad, él había defraudado a esta pareja y a su descendencia…

Ya habían pasado dieciséis años, y todavía se sentía tan culpable después de todos estos años como entonces. Él cargó con esta culpa cada momento de su vida y temía que la carne y la sangre de su Familia Xiao hubiera sido intimidada en el mundo exterior…