EAA — Capítulo 179

0

Capítulo 179: Unos Atractivos Ojos Morados (2)


Secta Santa.

Un pie entró en la secta, en una zona muy concurrida…

Era el pie de un hombre que vestía una túnica plateada con un enorme dragón bordado que se veía increíble bajo la luz de la luna, y tenía una máscara de plata en la cara, por lo que era imposible ver su rostro. No obstante, cuando este hombre entró, hizo que las personas sintieran una presión tan grande que no podían respirar.

Nobleza…

Eso es, este hombre irradiaba nobleza y elegancia. Tal nobleza dominante era incomparable a otros nobles.

Además, este hombre poseía un par de atractivos ojos morados…

Ese color parecía ser el más prestigioso del mundo, aumentando su apariencia hasta el punto en que resultaba impresionante.

No sopló el viento, y sin embargo, la túnica de plata de ese hombre se agitó un poco. Cuando los ojos violeta se abrieron paso entre la multitud, una presión sin forma salió despedida con él como núcleo, haciendo que un par de personas palidecieran y se arrodillaran ante él.

“¡Por fin has llegado!”

Una voz baja y ronca se escuchó frente a él.

El Patriarca de la Secta Santa caminó hacia él con el apoyo de un grupo de chicas mientras su hermoso rostro, el cual parecía haber sido tallado por un escultor experto, mostraba una sonrisa fría. Se veía aún más siniestro con la cicatriz en el lado izquierdo de su rostro.

Esta sonrisa podría haber hecho temblar de miedo a cualquiera.

Pero el enmascarado de plata no reaccionaba, era como si no hubiera despertado en absoluto su atención.

“¿Quién demonios eres? ¿Por qué constantemente te opones a mi Secta Santa?” Cuando el líder de la secta levantó la cabeza para mirar al hombre de ojos púrpuras, preguntó: “¿Eres el Rey Fantasma Ye Wu Chen?”

Había luchado contra Ye Wu Chen hace dos meses, pero ¿quién podría haber adivinado que el astuto Ye Wu Chen huiría? Había escapado sin dejar rastro, a pesar de su posterior persecución.

¿Cómo podría estar satisfecho si no podía matar a Ye Wu Chen?.

En los últimos días, sus subordinados habían sugerido capturar a Mu Ru Yue para amenazar a Ye Wu Chen, pero él los restringió, ya que no le gustaba usar actos tan despreciables y poco humanos. Ye Wu Chen probablemente sabía que no le gustaba usar a una chica para amenazarlo, así que había luchado contra él.

Sin embargo, su subordinado sugirió una gran idea, que era dar a conocer las noticias de que deseaba capturar a esa chica.

Ye Wu Chen podría ser considerado como un fanático del amor, al igual que su padre. Incluso si él sabía que estos rumores no podían ser ciertos, todavía había traído a la gente de su Mansión Fantasma hacia él…

El Rey Fantasma resultó herido en esa pelea, mientras que su propia Secta Santa había perdido muchas de sus élites. Después de esa batalla, no hubo ningún rastro de Ye Wu Chen hasta que apareció este hombre enmascarado.

De hecho, la aparición de este hombre resultó en la destrucción de las ramas secundarias de la Secta Santa, y ahora estaba aquí amenazando su vida.

¡Sospechaba que este hombre era Ye Wu Chen!.

Sin embargo, era claro que Ye Wu Chen no poseía una fuerza tan tiránica.

Más importante aún, la apariencia de una persona podría cambiarse con facilidad usando píldoras, incluyendo el cabello, pero lo único que las píldoras aún no habían logrado cambiar mediante píldoras eran los ojos.

Los ojos de Ye Wu Chen son negros, pero los ojos de este hombre eran de un evidente violeta…

Por lo tanto, incluso si él fuera el Patriarca de la Secta Santa, él no sabía quién era este hombre y por qué lo odiaba hasta tal punto. ¿Lo forzará a una situación desesperada cuando luchen? ¿Había matado a sus padres o le había arrebatado a su mujer, por lo que se convirtió en su némesis?.

El líder de secta realmente se afligió, porque aunque su oponente quería matarlo, él ni siquiera sabía el por qué quería matarlo…

Una fuerte y tiránica aura estalló frente a él, así que se apresuro en usar su propia aura para resistir tal fuerza.

¡Hong!

Retrocedió un par de pasos por la onda expansiva que ocurrió tras la colisión, y luego separó los labios para toser un bocado de sangre.

“¡Patriarca!”

La expresión de la multitud a su alrededor cambió cuando gritaron ansiosamente.