EAA — Capítulo 178

0

Capítulo 178: Unos Atractivos Ojos Morados (1)


Las calles estaban llenas de gente, la cual señala con sus manos un carro de prisioneros que pasaba mientras sus ojos se llenaron de clara burla.

“Ya sabíamos lo terrible que el jefe de la Familia Mu trataba a su hija biológica, pero no esperaba que ella ni siquiera fuera su hija biológica. No es de extrañar por qué fue tan cruel…”

“Incluso si ella no era su hija, cualquiera todavía amaría a una tierna y linda niña, ¿verdad? Es solo que la Familia Mu era muy despiadada. Una de las hermanas más jóvenes le arrebató el prometido de la hermana mayor y el padre, antes de impartir justicia, ayudó a la más joven, permitiéndoles incluso tener una relación sin matrimonio.”

“El trato entre esos dos, que ni siquiera eran sus hijas, es tan diferente… Mu Qing es realmente despiadado y rudo. También esta Mu Yi Xue, quien planeó arruinar la castidad de su hermana mayor debido a que deseaba al Rey Fantasma. ¡Jaja! Esas dos hijas no son buenas.”

“En un inicio, Mu Ru Yue no era una basura, pero fue envenenada por Mu Ting Er cuando era joven, por lo que recuperó su habilidad para cultivar debido a la ayuda de un experto en venenos. Mu Ting Er ya era tan calculadora y despiadada a tan tierna edad… Por supuesto, ella todavía sería un precursor del desastre cuando creciera, no es de extrañar por qué Su Alteza, el Príncipe Heredero, no la quisiera al final.”

“No solo digas cosas tan deprimentes, ya que a pesar de que Mu Ru Yue fue engañada, le sucedieron cosas buenas después de que todo ese sufrimiento: No solo consiguió una buena pareja, sino que también se reencontró con sus padres… Además, ahora es la Joven Maestra de la rama principal de una familia tan poderosa, y por otro lado, Mu Ting Er y Mu Yi Xue han terminado en una situación muy terrible. Como es de esperar, los cielos siempre están mirando, provocando que todos obtengan retribución por sus actos.”

Estas palabras de burla eran como agudas espinas que perforaban los corazones del padre y sus hijas.

¿Qué tan grandes fueron hace unas semanas? Ahora, tan solo se han convertido en prisioneros hoy.

¿Satisfechos?.

No, no estaban satisfechos en absoluto…

“¿Qué tonterías están hablando?” Mu Yi Xue levantó la cabeza y gritó: “Incluso si Mu Ru Yue no era la hija de mi padre, el padre sigue siendo su padre adoptivo, ¿no es inhumana una persona que abandona a alguien que la alimentó durante dieciséis años?”

Mu Yi Xue estaba en un estado lamentable, ya que tenía el pelo suelto y descuidado sobre sus hombros, haciéndola parecer una mujer loca.

La multitud estalló en carcajadas.

Todos ustedes le habían hecho tantas cosas durante esos dieciséis años: le habían golpeado, regañado, y una vez casi la obligan a morir y arruinar su castidad.

¿Qué derecho tenían para recibir lastima?.

Mu Ru Yue ya era indulgente en nombre de esos dieciséis años al no cortarla con innumerables cuchillas.

Las uñas de Mu Yi Xue se hundieron en su palma y mordió su blanco y pálido labio con fuerza hasta que ​​gotas de sangre entraron en su boca. ¿Qué otra cosa podría hacer sino odiar a Mu Ru Yue?.

“¡Mu Ru Yue, si recibo otra vida, te cortaré en innumerables pedazos!”

Mientras Mu Yi Xue apretaba los dientes con odio, la gente debajo del carro de prisioneros les arrojaba piedras sin piedad…

Región central.

Las flores abundaban y florecían como un brocado*.

Dentro de un valle de montaña había un hombre con túnica y cabello blanco sentado entre flores blancas.

Su túnica blanca como la nieve ondeaba en la brisa y llevaba un aroma natural, creando una escena tan hermosa que no parecía real. El hombre era como un inmortal exiliado, y sus túnicas blancas no podían ser manchadas con la suciedad del mundo.

Poseía una belleza que podía hacer que cualquier género jadeara cuando lo mirara.

Si Mu Ru Yue estuviera aquí, ella habría reconocido a este hombre: Era Bai Ze, aquel que la llevó a una extraña dimensión sin causa o razón mientras decía esas palabras ilógicas.

Incluso sus cejas eran blancas, y si bien esto lo hacía lucir excéntrico, también era realmente atractivo…

De pronto, el hombre abrió los ojos y dirigió su mirada hacia otra serie de nubes para luego suspirar. “Ya comenzó a recuperar sus recuerdos. La región central ya no será pacífica…”


  • Tela de seda que, por lo general, es de lujo y muy preciada.