EAA — Capítulo 177

0

Capítulo 177: Incluso si soy un fantasma… (2)


«¡Mu Ru Yue, no te dejaré salir de esta, incluso si me convierto en un fantasma!»

Mu Ting Er le gritó con furia a Mu Ru Yue, pues su corazón estaba lleno de un odio que hizo estremecer su cuerpo. Ella solo quería destrozar a la niña en el abrazo de Madam Sheng Yue.

¿Por qué?.

¿Por qué era Mu Ru Yue tan afortunada?.

Primero, ella se había deshecho de su físico inútil, aquel que fue conocido como basura; luego obtuvo el reconocimiento del Gran Maestro Wu Yu de la Secta Qing Yun, pero si todo esto fuera poco, también está la situación donde el idiota público número uno: El Rey Fantasma, resulta ser un joven muy excepcional. Ahora, se convirtió en la Joven Maestra de la rama principal de la Familia Xiao del Dominio Sheng.

¿Y qué hay de ella?.

Ella fue abandonada por su amado para ser torturada gracias a lo que le dijo a Xiao Min. Y ahora, ella incluso había perdido su única identidad, su único título.

¡Ella realmente no podía soportarlo!.

«¿Ser un fantasma?»

Madam Sheng Yue rió, y su risa irradiaba belleza y elegancia, pero en cambio, hizo que el corazón de Mu Ting Er tiemble mientras observa con asombro la amplia sonrisa de Madam Sheng Yue.

«Desde un principio quería darte una muerte rápida, pero no te daré esa preciosa oportunidad después de haber dicho eso, ¡lo haré para que no puedas convertirte en un fantasma…! Hay un método en la Familia Xiao, el cual puede extraer con fuerza el alma de la persona y usar una especie de llama para quemarla, destruyendo el alma por completo. ¿Crees que todavía puedes convertirte en un fantasma después de eso?”

El rostro de Mu Ting Er palideció hasta el punto en que parecía no tener rastro de sangre. Sus ojos se abrieron gradualmente debido al miedo mientras grita con todas sus fuerzas, «¡No! ¡No quiero eso!»

«¿No quieres? ¿Por qué debería escucharte? Soy una persona muy supersticiosa… ¿No dejarás ir a mi hija, incluso si te conviertes en un fantasma? En ese caso, no te daré la oportunidad de convertirte en un fantasma, ¡quiero ver cómo dañarás a mi hija entonces!»

La cara de Madam Sheng Yue no poseía ninguna expresión cálida cuando observa con frialdad a la estremecida Mu Ting Er.

En este momento, Mu Ting Er realmente lamentó sus palabras, porque si hubiera sabido de esto, no habría dicho nada. Era una lástima que incluso si lo lamentaba, no podría hacer nada sobre eso.

«Cariño, he oído que hay algo llamado “rumor” en el mundo exterior, y aunque los rumores no son aterradores, no quiero que se propaguen. Si no, algunas personas calculadoras definitivamente difundirían que mi hija mató a su propio padre… Por lo tanto, quiero que envíes personas para encerrar a estos tres en una jaula antes de darles un paseo por la calle para que las personas sepan todos los errores que cometieron en los últimos años, también les haremos saber que Mu Ru Yue es la hija de nuestra Familia Xiao.»

El rostro de Madam Sheng Yue era como el hielo mientras sonríe.

La luz en los ojos de Mu Qing se atenuó gradualmente al perder su última oportunidad…

«Yu’er, no te preocupes, déjame esto a mi. No dejaré que nadie intimide a nuestra hija.» Xiao Tian Yu miró a su amada mujer y dijo esto con ternura.

Sin embargo, él no era tan amable con los demás.

«¿No escucharon las instrucciones de Madam? ¿Por qué no los están atacando a todos? Encierrenlos en una jaula y denles un paseo por las calles, difundan la noticia a todos sobre lo que le hicieron a mi hija durante todos estos años.»

«¡Entendido!»

La multitud de subordinados reconoció su orden y detuvo a los tres miembros de la Familia Mu frente a ellos.

Mu Qing se resignó a su destino, pero sus hijas no estaban satisfechas con ese trato, por lo que lucharon contra esta gente; sin embargo, todavía no podían evitar el destino de ser exhibidas en las calles, sin importar lo mucho que lucharan.

¿Lamentar?.

Si existía un medicamento para tratar la cantidad de arrepentimiento que tenían en ese momento, ¿de qué serviría la policía, entonces?.

Cuando Mu Ru Yue vio al trio ser arrastrados, una sonrisa burlona apareció en su rostro.

El final de la Familia Mu estaba un poco fuera de sus expectativas, pero el castigo de Madam Sheng Yue fue satisfactorio. Al final, ella no necesitaría castigarlos en persona…