EAA — Capítulo 172

0

Capítulo 172: Reunión Familiar (5)


Mu Qing salió volando al recibir esa bofetada, volteando la mesa para que después de un instante cayera el té hirviendo sobre su cabeza, casi quemando una capa de piel.

Mu Qing estaba atónito ya que no sabía qué había dicho mal para provocar la ira de Madam Sheng Yue.

«Yu’er, cálmate, no le hagas daño a tu cuerpo debido a la ira». Xiao Tian Yu continuamente ayudó a Madam Sheng Yue a calmar su enojo reprimido. Sus ojos se volvieron siniestros cuando miró a Mu Qing.

«¡Que alguien venga!» Después de que Madam Sheng Yue se calmara, miró con rabia a Mu Qing. «¡Reúne a todos los miembros de la Familia Mu y capturen a las dos hijas de Mu Qing: Mu Ting Er y Mu Yi Xue! Ah, sí, también invita a Mu Ru Yue… Solo dile que yo, Madam Sheng Yue, deseo encontrarla, y recuerda invitarla con amabilidad. ¡Nadie puede ser grosero con ella, o sino, bien pueden desaparecer!

Los primeros nombres serían capturados y el último era un invitado, dejando una clara diferencia en la manera que serían tratadas estas personas.

En un principio, Madam Sheng Yue quería conocer a Mu Ru Yue en persona, pero ¿quién sabía que surgiría el asunto con Xiao Min? Esto la enfureció tanto que quería resolver todos los asuntos aquí.

Además, ella tampoco sabía si Yue’er estaba herida o no…

Xiao Min había activado la técnica prohibida de la Familia Xiao, y ese ataque habría sido extremadamente peligroso. Si Yue’er hubiera sido herido por ella, ¡definitivamente cortaría a esa maldita Xiao Min en incontables piezas!

Mu Qing se dio cuenta de que estaba realmente condenado esta vez, pero no tenía ni idea de lo que estaba sucediendo ni por qué.

¿No deberían esos grandes poderes proteger más a sus miembros? ¿Por qué era Madam Sheng Yue tan cortés con Mu Ru Yue después de haber herido a la Joven Maestra de la Familia Xiao?.

¿Qué está pasando?.

Además, después de analizar las ordenes, Yue’er parecía estar asociada con Madam Sheng Yue..

«Patriarca de la Familia Mu, quiero preguntarte algo». Madam Sheng Yue entrecerró los ojos como un depredador y sonrió con frialdad. ¿Alguien te entregó a una niña hace dieciséis años? ¿Podría decirme dónde está esa chica ahora?”

Mu Qing tembló y miró con asombro a Madam Sheng Yue. Sus ojos se movieron rápidamente antes de decir: «Está muerta, esa chica ya murió…»

«¡Jaja!» Madam Sheng Yue levantó la cabeza y rió, sin preocuparse de mantener su postura elegante. «¿Murió? Mu Qing, ¿sabes lo que te pasará si me mientes? ¡Con solo una palabra mía, serás enviado a la condenación eterna!”

«Es cierto… ella está realmente muerta.»

Desde la frente de Mu Qing, sin embargo, había sudor frío. Todavía quería mentir sobre ello, ya que solo había unas pocas personas que sabían lo que sucedido ese año.

Madam Sheng Yue frunció el ceño, pensando que si ella no hubiera investigado a fondo todo hasta el más mínimo detalle, ella podría haberle creído a este hombre. Era una pena para él que ella ya supiera todo…

«Mu Qing, deja esta inútil resistencia final, sé que la niña es Mu Ru Yue, y es precisamente porque ella no era tu hija que la maltrataste sin piedad, sin importar si la forzabas a la muerte.»

Ningún padre biológico trataría a su hija de una manera tan despiadada, todo lo que había hecho se debía a que Mu Ru Yue no era su hija y, lo que es más importante, su incapacidad para cultivar. Por lo tanto, Mu Qing siempre había deseado su muerte.

Solo había reprimido el impulso de estrangular a Mu Ru Yue porque no quería ser el asesino de su hija.

«¡No importa si eres tú o Xiao Min, no te dejaré escapar!» Madam Sheng Yue caminó hacia Mu Qing, continuando con una sonrisa helada: «Sí, con respecto a Mu Yi Xue y Mu Ting Er, Yue’er ha sido tratado muy bien por ellas todos estos años. ¿Cómo crees que debería pagarles?”