EAA — Capítulo 17

0

Capítulo 17: Crisis Matrimonial (2)


“Estoy de acuerdo con retirar el matrimonio, pero…” Mu Ru Yue echó un vistazo a todos los aprensivos príncipes y miembros reales mientras sonreía, diciendo: “No es el clan real quien ha retirado el matrimonio. Soy yo, Mu Ru Yue, quien no está dispuesta a casarse con el Príncipe Heredero Jing. ¡Tampoco quiero tener ninguna relación con las regalías!”

“¡Mu Ru Yue!” Gritó Mu Qing. ‘¿Esta delincuente busca la muerte? Si es así, ni siquiera pienses en arrastrarme contigo. ¿En qué clase de posición está el Clan Imperial? Ya fueron educados al permitirle casarse como esposa principal de uno de los descendientes reales. Incluso si fueran a ordenarle que fuera una simple concubina, yo, Mu Qing, no declinaría. ¡Pero este delincuente no sabía lo que era bueno para ella y dijo directamente que despreciaba a todos los miembros de la realeza aquí!’.

Mu Ru Yue miró ligeramente a Mu Qing, burlándose ligeramente. “¿Ahora sabes que tienes miedo? ¿Por qué no tenias miedo cuando inicialmente me trajiste aquí?”

“Yo, Mu Ru Yue, tengo mi orgullo. Para ser honesta, desprecio al Príncipe Heredero Jing, que es como un caballo plantando semillas en todas partes. ¡Incluso si fuera ciego, no me gustaría!”

¿Un caballo…que plantó semillas en todas partes?.

Los príncipes y los miembros reales estaban atónitos. ¿Eso los incluía también?.

Viendo la tez blanca del Emperador de Zi Yue, la multitud jadeó y no se atrevió a decir una palabra.

Sus palabras, sin embargo, casi habían hecho que Ji Ru Ya, que estaba sentada al lado del Emperador de Zi Yue, aplaudiera en alabanza. ¿No era este el caso? ¿Quién en la familia real, excluyendo al difunto Rey Nan, no tuvo tres esposas y cuatro concubinas? Todos y cada uno de ellos eran caballos llenos de gérmenes.

Pfft!

De repente, una risa inapropiada rompió la tensión.

Ye Yi Hua agitó su abanico mientras sonreía, diciendo, “Mis disculpas. No podía soportar contener mi risa. Mu Ru Yue, si no fueras basura, definitivamente me casaría contigo.”

“Yo había dicho que no estaba interesado en caballos. Mi hombre solo me tendrá como su mujer y no se infectara con gérmenes. Por lo tanto, incluso si soy basura, no me casaré contigo.”

Con un ligero movimiento de sus cejas, Ye Yi Hua agitó suavemente el abanico plegable después de abrirlo. “Padre real, tu hijo tiene una sugerencia.”

El humor del Emperador ya se había calmado, pero su expresión estaba tan nublada que parecían haber gotas de lluvia su rostro.

“Deberías decir lo que tienes en mente.”

“Padre real, ¿todavía recuerdas al tonto que es el único heredero restante del linaje del Tío Real? Ese tonto no ha tocado a una mujer en su vida. Además, solo hay una vieja nodriza que lo atiende. Probablemente no haya tenido mucho contacto físico con mujeres en su vida. En opinión de su hijo, ese tonto y ella están bien emparejados. ¿Por qué no les dejas comprometerse?”

‘Mi querido primo, deberías agradecerme por enviarte una esposa tan devastadoramente hermosa.‘

Pensando en esto, Ye Yi Hua estaba eufórico, pero no sabía que esta decisión se convertiría en su arrepentimiento de por vida.

“¿Te estás refiriendo al Rey Fantasma?” El Emperador de Zi Yue sonrió fríamente, ya que era una persona vengativa. Como no podía negociar con la niña en ese lugar debido a que consideraba la cara de la Familia Mu, aún podía darle un pequeño castigo.

“Está bien, inmediatamente escribiremos un decreto imperial. En tres meses, la hija de la Familia Mu, Mu Ru Yue, se casará con el Rey Fantasma, Ye Wu Chen.”

‘¿Rey fantasma?’

Los recuerdos sobre el Rey Fantasma fluyeron en la mente de Mu Ru Yue.

El Rey Fantasma era el hijo del hermano menor del Emperador de Zi Yue, el rey Nan An.

Si no hubiera sido por el nacimiento del Rey Nan An 30 años después del Emperador de Zi Yue, el trono del Reino de Zi Yue habría sido suyo. Fue una pena que a la vida le encantara jugar con la gente, haciendo imposible que él ascendiera al trono.

Lo que era más increíble era que el Rey Nan An y su concubina imperial estaban locamente enamorados, así que como príncipe del reino de Zi Yue, solo se había casado con una sola esposa en vida. Dejó solo un hijo: Ye Wu Chen.

Después de que el Rey Nan An y su consorte imperial fueron asesinados una noche, Ye Wu Chen, quien lo había presenciado personalmente, estaba literalmente asustado. Esto provocó que se volviera un tonto después de aquello.

Por los rumores, el tonto no solo era tonto, sino que también tenía una apariencia aterradora. Todas las doncellas que fueron a servirle estaban asustadas por su apariencia. Por lo tanto, nadie estaba dispuesto a entrar en la Mansión del Dios Fantasma a partir de entonces.

Dado que él había heredado la posición de Rey del Rey Nan An, se le otorgó otro título: ¡Rey Fantasma!.

Por supuesto, el Rey Fantasma raramente dejó su mansión. Solo había una vieja nodriza que se ocupaba de él. Excluyendo a los de la familia real, nadie sabía realmente si su apariencia era tan espantosa como los rumores.

Mu Ru Yue, quien inicialmente no estaba dispuesto a casarse con la familia real, tenía una idea diferente ahora.

Si ella fuera a la Mansión del Rey Fantasma, sería más fácil llevar a cabo sus objetivos que hacerlo en la Familia Mu. Esto sería más adecuado para su cultivo…