EAA — Capítulo 164

0

Capítulo 164: Un Anciano Sinvergüenza (2)


Mu Ru Yue levantó la cabeza para mirar a una asombrada Xiao Min, y empezó a hablar con una voz fría y sin sentimientos, mientras una leve sonrisa aparece en su rostro, “¿Es este el alcance de tu poder?”

Los ojos de Xiao Min se ensancharon, y cuando vio la sonrisa en el rostro de su oponente, se quedó un poco aturdida.

“¿Cómo pudo pasar esto?”

Esas palabras aparecieron en su mente en el momento en que colapsó.

¿Por qué esa chica todavía podía vivir después de recibir un ataque que había lanzado con todas sus fuerzas, incluso después de usar la técnica prohibida? ¿Por qué ella había activado tal técnica, en primer lugar? ¿Ahora su alma no tiene que someterse a torturas durante todo un mes?.

La Joven Maestra de la Familia Xiao perdió el conocimiento poco a poco, no importaba cuán arrepentida estaba ella…

Mientras tanto, todos en la calle miraron a Mu Ru Yue. Si Xiao Min había demostrado ser muy poderosa, entonces Mu Ru Yue, quien había sido capaz de resistir ese último ataque y permanecer viva, era simplemente anormal.

Siempre pensaron que la vencedora sería Xiao Min, pero quién sabía que este sería el resultado al final…

“¡Mu’er!”

Una ansiosa voz se escuchó de repente.

En un segundo, una figura púrpura se elevó por el aire para aterrizar frente a Mu Ru Yue. Dicho hombre tenía una apariencia excepcional y una fuerte aura que se podía ver en sus ojos, los cuales no podían ser más encantadores; sin embargo, en ese momento, esos ojos siniestros y fríos solo estaban llenos de ansiedad.

“Mu’er, ¿por qué aceptaste el desafío de la Familia Xiao?”

Mu Ru Yue lo fulminó con la mirada. “¿No eres la causa de esto?”

Las distintas emociones en los ojos de Ye Wu Chen se aliviaron, mientras sus fuertes manos la tomaron de los hombros mientras decía con una seriedad sin precedentes, “Mu’er, no puedes hacer actos tan peligrosos en el futuro… Tal vez ella no era un rival, pero estos grandes poderes pueden tener algunos métodos para proteger su vida. Si alguien te intimida, déjalo en manos de tu marido, no importa si son moscas que te acosan o si las niñas son lo suficientemente delirantes como para querer romper nuestro vínculo, tu marido se encargará de todos.”

Mientras decía eso, la culpa y la auto-culpa llenaban su corazón.

Quizás él realmente no debería haber dejado a esta mujer esa noche…

El hombre levantó su mano para quitarle el polvo a su ropa púrpura antes de dirigir su mirada hacia la chica que yacía en el piso. Sus ojos se endurecieron en ese instante, volviéndose fríos y siniestros. Las huellas de un aura tiránica llenaban su entorno.

¡Hong!

El poder de Ye Wu Chen golpeó a la chica que yacía en el suelo.

“De hecho tocaste un mechón de su cabello. ¡Este Príncipe hará que te arrepientas por toda tu vida!”

¿Muerte? Eso sería demasiado fácil para una chica como ella. ¡Quería que ella viviera una vida peor que la muerte! Incluso más que matarla, una niña tan orgullosa sufriría más si se convirtiera en basura.

“¡Detente!”

Un grito enojado sonó, pero Ye Wu Chen no detuvo sus acciones. De hecho, una fuerte energía invadió el cuerpo de Xiao Min, transformándose en una mano que aplastó sin piedad su dantian.

¡Crack!

Un sonido claramente nítido hizo eco en esta calle tranquila…

“Apestoso mocoso, ¿este anciano no te dijo que pararas? ¡Como te atreviste a lastimar a la nieta de este anciano, este viejo definitivamente te dará una muerte terrible!”

Un anciano vestido de gris se paró frente a Xiao Min mientras gritaba.

El anciano vestido de gris miró a Wu Chen, sus ojos amenazaban con destrozar al Rey Fantasma, ya que la furia ardió en su mirada y su ilimitada intención de matar surgió mientras gritaba: “Como te atreviste a lastimar a mi nieta, debes pagar con tu vida. ¡No solo usted, sino también tus padres, tu esposa, tus descendientes, todos también pagarán el precio!”

En este momento, se puede escuchar un gemido desde un lado.

“Anciano, la Joven Maestra… la Joven Maestra usó la técnica prohibida y su dantian parece haberse roto”. Yin Huan miró al anciano vestido de gris mientras hablaba, sollozando.