EAA — Capítulo 160

0

Capítulo 160: Un Reto (3)


¡El diablo!.

¡Este hombre era el diablo!.

Xiao Min finalmente conoció el miedo, pero aún no estaba satisfecha. ¿Cómo podría ella, una autentica Joven Maestra de la Familia Xiao, no ser comparable a una chica ordinaria? ¿Qué parte de ella no era comparable, excluyendo su aspecto?.

No importa si fuera su identidad, estatus o incluso talento, definitivamente era mucho mejor que esa chica, porque como una Joven Maestra de la Familia Xiao, había estado entrenando desde su infancia.

«¡Lárgate!»

Los labios del hombre se separaron un poco, y la palabra ‘Lárgate’ hizo que el cuerpo de Xiao Min se estremeciera aún más. Observo con incredulidad al hombre que no sabía cómo tratar a una dama.

¿Estaba su dulzura reservada solo para esa mujer?.

Ella no podía soportarlo. ¡Ella realmente no podía hacerlo!.

Xiao Min apretó su pequeño puño con fuerza mientras sus pálidos labios se estremecen. Desde que era joven ¿cuando no había conseguido lo que quería? Definitivamente obtendría lo que quería en esta ocasión.

La apariencia y el talento de este hombre eran excepcionales, ¡así que definitivamente tenía que casarse con él!.

Ye Wu Chen miró con frialdad el pálido rostro de Xiao Min, no había ni una pizca de piedad en él «Este Príncipe perdonará tu vida esta noche, por el nombre de la Familia Xiao; sin embargo, si hay una segunda vez, incluso si eres de la Familia Xiao, este Príncipe te hará desaparecer para deshacerme de futuros problemas.»

Aunque dijo que su misericordia se debía al nombre de la Familia Xiao, en realidad era por Mu Ru Yue.

Mu Ru Yue tenía una excelente relación con Madam Sheng Yue, y aún cuando Madam Sheng Yue no reconoció a Xiao Min, esta niña todavía era parte de la Familia Xiao. De lo contrario, Ye Wu Chen nunca la dejaría ir con lo que había dicho esta noche.

Al ver que la figura violeta se alejaba, Xiao Min rió como una loca. «Mu Ru Yue, eres una persona normal. ¿Qué derecho tienes para que él te trate así? ¡No te dejaré salir de esta con facilidad!”

Xiao Min apretó los dientes con ira mientras decía eso, palabra por palabra.

Un destello brilló más allá de sus ojos, como si hubiera pensado en una idea…

«¡Mu Ru Yue, sal ahora mismo!»

Una amable voz se elevó a través de los cielos en la Residencia Mu a la mañana siguiente, atrayendo la atención de mucha gente en un instante. Después de eso, Mu Ru Yue, vestida con simpleza, salió por la puerta bajo la mirada de una multitud.

Cuando Xiao Min vio ese notable rostro, apretó los dientes en secreto, lo que casi provocó que se le rompieran. Apretó su pequeño puño con fuerza antes de burlarse de la cara de su rival antes de desafiarla: «Mu Ru Yue, quiero enfrentarte. ¿Tienes agallas para aceptar mi reto?”

Mu Ru Yue levantó sus cejas y miró a Xiao Min con calma. «¿Quieres pelear conmigo?»

«Eso es correcto.» Xiao Min levantó su mandíbula blanca como la nieve mientras continúa con arrogancia. «Si gano, debes entregarme al Rey Fantasma.»

«¿Y si… yo gano?»

«¡Jaja! ¡Eso es imposible!» Xiao Min rió entre dientes mientras sus hermosos ojos se fijan en Mu Ru Yue. «¡Está claro que no puedes vencerme!»

Xiao Min fue contada como un talento dentro de la Familia Xiao, por lo que estaba segura de que saldría victoriosa contra esta chica.

Esta adolescente era solo una niña ordinaria sin el respaldo y la crianza de ninguna familia, así que ¿cómo podría ella derrotarla? Si ella no podía derrotar a una chica tan ordinaria, ¿como podría tener la cara para seguir viviendo en el Dominio Sheng?.

«¿Estás segura?» Las cejas de Mu Ru Yue se alzaron cuando preguntó con una sonrisa que no era una sonrisa.

Xiao Min resopló. «Mu Ru Yue, si tienes agallas, entonces acepta mi desafío, pero como creo que sabes que perderás contra mí y, como tal, no aceptaras este duelo, entonces esta señorita no te forzará. Eres una cobarde, pero aún debes abandonar al Rey Fantasma a partir de ahora. Él no es alguien de quien eres digna.»