EAA — Capítulo 137

0

Capítulo 137: Vamos a casarnos (1)


“Wu Chen, ¿ella dijo la verdad?” Mu Ru Yue levantó la cabeza para mirar el hermoso rostro del hombre, mientras que un complejo destello rondaba en sus ojos.

Ye Wu Chen extendió su brazo para atraer a Mu Ru Yue hacia su abrazo una vez más, dejando que su cabeza se inclinara hacia atrás sobre su pecho. Sus labios se curvaron en una sonrisa encantadora mientras acariciaba suavemente su cabello con sus delgados dedos.

“Mu’er, no necesitas preocuparte por estos asuntos, puedes dejarselo a tu marido.”

Mu Ru Yue se apoyó contra el pecho del hombre en silencio. En este momento, ella podía escuchar su fuerte latido del corazón, y un rastro de calidez fluyó de su corazón mientras ella permanecía dentro de su abrazo.

¿Cómo ella, Mu Ru Yue, tiene la calificación y el derecho a ser tratada por Ye Wu Chen de esta manera?.

“Wu Chen”. Alzó la vista un poco para mirar el rostro celestial del hombre que tenía delante antes de decir en voz baja: “Vamos a casarnos…”

Silencio…

Toda la habitación se silenció y emitió una atmósfera peculiar.

Ye Wu Chen quedó atónito por un momento, aturdido por esta gran sorpresa mientras que pareció desorientado al mirar a Mu Ru Yue antes de preguntar: “Mu’er, ¿que acabas de decir? ¿Puedes repetir eso?”

Mu Ru Yue se rió entre dientes mientras repetía: “Dije: vamos a casarnos.”

Ye Wu Chen estaba completamente seguro de que esta vez no la había escuchado mal, así que con entusiasmo abrazó el cuerpo de Mu Ru Yue y una sonrisa sin precedentes apareció en su rostro celestial.

“Mu’er, ¿prometes casarte conmigo? ¿Finalmente quieres casarte conmigo? Vamos a casarnos en este instante. Inmediatamente ordenare a mi gente que preparen el salón de bodas.”

Al ver la expresión emocionada de su hombre, Mu Ru Yue sintió que era bastante divertido. “¿Por qué estás tan apurado? Muchas cosas necesitan estar preparadas para el matrimonio. Por ejemplo, la comparación de nuestras fechas de nacimiento, las fechas auspiciosas, y también…”

Sus siguientes palabras fueron selladas en su boca por Ye Wu Chen.

Las cejas de Mu Ru Yue se estremecieron mientras cerraba los ojos gradualmente. Ella abrazó con fuerza la cintura de su hombre con ambos brazos, disfrutando de este romántico e intenso beso…

Ye Wu Chen parecía temer hacerle daño ya que su beso era gentil y cuidadoso, sin embargo, él todavía probó meticulosamente a la joven. Su mano grande acarició suavemente su espalda, sintiendo la temperatura del cuerpo de la chica a través de su delgada ropa.

Esta chica fue a la que estuvo dispuesto a proteger toda su vida. Para ella, sin mencionar el abandono de todos sus planes, ¿qué tal si sacudía todo el mundo?.

“Mu’er.” Ye Wu Chen liberó poco a poco a la joven en sus manos, y con una gigante y encantadora sonrisa, juró con ojos llenos de ternura y amor: “Yo, Ye Wu Chen, definitivamente no te defraudaré en esta vida.”

Mu Ru Yue levantó su mirada mientras soltaba una risita. “Te creo, pero si realmente me decepcionas en el futuro, no me importaría romper nuestra relación. Mi esposo solo puede tenerme en su vida y no puede recolectar gérmenes, ya que no necesito un hombre lleno de gérmenes a mi lado. Si eso sucede, solo puedo divorciarme de ese esposo.”

Ye Wu Chen acarició su cabello y bajó la cabeza para colocar otro beso, esta vez en su frente. Era muy diferente de cuando trataba a Die Yi, con quien había sido tan despiadado como un Asura, un autentico demonio. El actual él era tan encantador y tentador, tan gentil que cualquiera quedaria cautivado por él.

“Tu esposo no te dará la oportunidad de divorciarte de él. En esta vida, excluyéndote, ¿cómo pueden las otras chicas entrar en mis ojos? Es suficiente tenerte solo a ti en mi vida.”

Su mirada era tan suave como el agua, una mirada que era solo para su chica especial.

Mu Ru Yue se movió cuando acercó su cuerpo al pecho del hombre. Con una sonrisa, dijo, “Wu Chen, eres un tipo que no se enamora fácilmente de una chica. Por qué tu…”

No terminó su oración, pero Ye Wu Chen ya sabía lo que quería preguntar.