EAA — Capítulo 135

0

Capítulo 135: La Furia de Ye Wu Chen (2)


Él observó el rostro enrojecido y exquisito de la joven y una llama pareció estallar dentro de la garganta de Ye Wu Chen. Con voz ronca, dijo, “Mu’er, a menos que me digas en persona que quieres casarte conmigo, o que estes dispuesta a entregarte a mí, definitivamente no te haré nada.”

A pesar de que apenas tenía su autocontrol, no tenía otra opción que no tocarla, ya que al final, esto era para evitar que se arrepintiera y no fuera feliz.

“Wu Chen…” Mu Ru Yue levantó un poco la cabeza, y cuando miró al hermoso rostro frente a ella, quiso acercarse a él para bajar la temperatura de su cuerpo.

Ye Wu Chen bajó la cabeza para besarle los labios mientras probaba con dulzura y meticulosidad a su chica, y mientras lo hacía, colocó su mano derecha sobre la espalda de Mu Ru Yue. Con su toque firme, poco a poco envió un aura helada desde su palma hacia el cuerpo de Mu Ru Yue.

Bajo la noche de la Residencia Mu, la chica vestida de negro, quien tenía todas las extremidades atadas en el suelo, expresó su terror al mirar la puerta cerrada.

El Maestro había venido… El Maestro realmente llegó. Ella estaba condenada…

Nadie podría tener más claro que ella la comprensión de las acciones de su maestro, y debido a su plan, incluso ser disciplinada en la Mansión Fantasma no sería capaz de apaciguar la furia de su maestro.

Die Yi estaba tan aterrorizada que su delicado cuerpo comenzó a estremecerse, mordiendo con fuerza sus labios. Su rostro palideció detrás de la tela negra en su rostro.

Solo esperaba que su maestro la dejara morir rápidamente en consideración por todo lo que había hecho por la Mansión Fantasma.

Pasó esa noche sin dormir.

Cuando el sol comenzó a levantarse, Mu Ru Yue abrió los ojos y al instante sintió un par de manos pegadas a su espalda. Pensando en lo que sucedió ayer, durante un momento estaba alarmada. Era porque ella no vio quién la estaba abrazando que simplemente dio un puñetazo.

Se escuchó un gemido y se escuchó una voz baja. “Mu Ru Yue, ¿estás tratando de matar a tu marido?”

“¿Wu Chen?” Mu Ru Yue se sobresaltó y miró con curiosidad la hermosa cara del hombre. “Wu Chen, ¿por qué estás aquí? Me parece recordar eso ayer…”

Ye Wu Chen no durmió toda la noche, y sumandole que insertó energía en su cuerpo en todo momento, su complexión no era buena y se veía pálido y débil. Después de todo, si se tratara de una persona normal, ya se habría derrumbado.

“Ayer, fuiste afectada por la Hierba de la Lujuria Ascendente, pero tuviste suerte de que tu esposo sintiera que algo andaba mal… Vine para ver cómo estabas y te encontré en esa condición.”

Mu Ru Yue se apresuró a tirar de su ropa y lo miró. “¿Me hiciste algo?”

Al ver su expresión, Ye Wu Chen no pudo evitar levantar sus labios con una sonrisa encantadora. “Mi esposa, no puede ser que no recuerde haberse lanzado a mi abrazo anoche… Como era la primera vez que mi esposa tomaba la iniciativa, ¿cómo podría su marido rechazar sus avances?”

“¡Ye Wu Chen!” La expresión de Mu Ru Yue cambió drásticamente, porque solo tenía un vago recuerdo de lo que sucedió anoche. No podía ser que ella sí hubiera presionado a este hombre hasta engullirlo.

“¿De verdad crees que algo hubiera pasado con nosotros vistiendo ropa?” Ye Wu Chen sonrió cuando de repente sintió que burlarse de esta mujer era genial. “Mi atributo es un poco especial porque en el exterior, es similar al elemento de la oscuridad, pero hay frialdad en los poderes oscuros, por lo que tu esposo usó su fuerza para reprimir los efectos de la Hierba de la Lujuria Ascendente. Esa medicina fue tan potente, sin embargo, que tuve que usar toda la noche para suprimirla por completo.”

“Wu Chen…”

Mu Ru Yue estaba conmovida un poco, porque este hombre podría haber aprovechado esa oportunidad para tenerla, pero no lo hizo. Él había usado un método diferente para ayudarla, en su lugar.

“Wu Chen, eres tan tonto.”

Estalló en carcajadas ya que este tipo todavía era un tonto en ese tipo de asuntos.