EAA — Capítulo 134

0

Capítulo 134: La Furia de Ye Wu Chen (1)


Yan Jin suspiró, y justo cuando quería salir de la habitación, de repente vio a Mu Ru Yue tomar un par de tijeras y apuñalarse sin piedad en el muslo.

La sangre brotaba de su muslo, manchando su ropa de rojo.

«Niña, ¿¡estás loca!?» El hermoso rostro de Yan Jin cambió en un instante, y el odio que sentía hacia Die Yi llegó a su límite. Si no fuera por la preocupación hacia Mu Ru Yue, ¡ya se habría ido para cortar a esa maldita chica en incontables piezas!.

Mu Ru Yue cerró los ojos y no dijo nada más, puesto que solo podía mantener su conciencia sintiendo dolor.

El corazón de Yan Jin tembló un poco mientras se tambaleaba hacia la joven que yacía en la cama. Le dolió el corazón cuando miró su muslo manchado de sangre.

A pesar de que no tenía sentimientos románticos hacia Mu Ru Yue, después de sus interacciones en los últimos días, ya la trataba como a su familia. Su único miembro de la familia en este mundo…

«Niña, lo siento.»

Yan Jin cerró los ojos levemente. Cuando los abrió, sus ojos estaban llenos de determinación. y su aspecto guapo y dominante parecía resuelto. Indefenso, dijo: «Incluso si me odias, no puedo verte infligir dolor a ti misma para resistir los efectos de la Hierba de la Lujuria Ascendente. Es inútil hacer eso.»

Al ver las acciones de Yan Jin, la cara enrojecida de Mu Ru Yue cambió, era como si hubiera usado toda su fuerza restante para gritar: «¡Yan Jin, sal fuera!»

«Niña, estoy dispuesta a permitirte hacer el castigo que quieras después de que te despiertes.»

La luz en los ojos de Mu Ru Yue se desvaneció lentamente, pero se mantuvo tenaz. Justo cuando llegó a su límite, una luz violeta irrumpió desde el exterior.

¡Peng!

Él noqueó a Yan Jin.

En este momento, Mu Ru Yue miró esos ojos llenos de angustia…

«¡Mu’er!» Ye Wu Chen se movió en un instante para atraer a Mu Ru Yue hacia su abrazo. Cuando vio las manchas de sangre en su ropa, un rastro de intención asesina pasó por sus ojos. «Mu’er, lo siento, llegué tarde. Mu’er…»

«Wu Chen, me siento tan caliente…»

Mu Ru Yue abrazó con fuerza el cuerpo de Ye Wu Chen, sin poder evitar acurrucarse después de sentir la frialdad de su cuerpo. Con los ojos nublados, solo se dio cuenta de que el calor de su cuerpo la estaba haciendo sentir muy incómoda.

«Me siento tan incómoda…»

Frunció el ceño y levantó sus manos para rasgar su ropa, revelando su pecho. La lengua y la boca de Ye Wu Chen se secó al ver su cuerpo.

«Mu’er, lo lamentarás. No quiero tenerte mientras estés bajo esta condición.»

«Wu Chen…»

Mu Ru Yue volteó su cuerpo para colocarse sobre el cuerpo de Ye Wu Chen, empujándolo directamente hacia la cama, y con rubor en su rostro, se inclinó para besar los labios de Ye Wu Chen.

Los labios del hombre estaban helados y fríos, dándole una sensación de comodidad sin precedentes. Ella quería más…

«¡Mu’er!»

Ye Wu Chen apretó los dientes con fuerza mientras su mujer se movía por todo su cuerpo, haciendo que su cuerpo se tensara; sin embargo, no quería tener a su mujer ahora, por impulso, cuando ella no estaba en un estado mental claro.

«Mu’er, escúchame.» Ye Wu Chen sostuvo el cuerpo de la joven, se levantó de la cama y la dejó sentarse en su regazo. La excitación que sintió fue reprimida a la fuerza por su propia voluntad.

¿Cómo podía estar tranquilo con su amada mujer en su abrazo? Ye Wu Chen, sin embargo, entendió claramente que la actual Mu Ru Yue no estaba consciente de sus acciones. Si él la tuviera ahora, definitivamente se arrepentiría una vez que se despertara.

Él no estaba dispuesto a dejar que se arrepintiera.