EAA — Capítulo 130

0

Capítulo 130: Mi Vida Entera Sería Tuya


«Mu’er.» Ye Wu Chen caminó ante Mu Ru Yue y extendió su brazo para abrazarla. Sus delgados dedos rozaron con suavidad el largo cabello de la joven mientras observa tiernamente la belleza en su abrazo. «Quería decirte esto, pero sé que con tu personalidad, definitivamente no te quedarás tranquila al respecto. No quería ponerte en peligro.»

El cuerpo de Mu Ru Yue se estremeció, pero ella no lo apartó y le permitió abrazarla.

Ella no era una persona ilógica, porque aún si este hombre la engañó, tenía sus razones. Si ella estuviera en su lugar, habría tomado la misma decisión.

Pero él todavía le mintió después de todo, entonces algunos castigos deberían ser dados…

«Mu’er.»

Ye Wu Chen bajó la vista para mirar a la joven en su abrazo. Sus delgados dedos levantaron su mandíbula, y una punta del dedo acarició suavemente sus labios mientras el suyo se enroscaba en una sonrisa cada vez más encantadora.

Al ver que la cara del hombre se agrandaba en sus ojos, Mu Ru Yue reaccionó de repente y empujó de manera brusca a Ye Wu Chen. Ella lo miró ferozmente. «¿Qué crees que estás haciendo?»

«Mi esposa, no es como si no nos hubiéramos besado antes» Ye Wu Chen expresó su dolor cuando su esposa se volvió más distante, como se esperaba, hiriendo su corazón en gran medida.

«Solo te traté como un niño en ese momento.»

Mu Ru Yue apretó los dientes con odio mientras pensaba acerca de cómo este hombre hizo uso de su apariencia inocente para engañarla.

«Si a mi esposa le gusta, ¿qué hay con que tu marido siga siendo un tonto?» Ye Wu Chen sonrió. En comparación con su sonrisa previamente inocente, el actual él también tenía un aura encantadora y perezosa… Hechizante.

Mu Ru Yue lo miró. «¿Cómo sigues siendo un tonto?»

«Estoy dispuesto a ser un tonto al que puedes ordenar a tu lado toda mi vida». Con la encantadora sonrisa de Ye Wu Chen, su hermoso rostro se volvió muy conmovedor. Era tan perfecto que nadie podría ignorarlo. «Mientras sea tuya, la orden de mi esposa, yo, como tu esposo, definitivamente no lo rechazaré. ¿Qué dices, mi esposa?”

Mu Ru Yue no le respondió, y una sonrisa se levantó en su rostro impecable y pequeño. «Ye Wu Chen, todavía es un hecho que me engañaste… Aunque no voy a ser demasiado estricta contigo sobre esto, algunos pequeños castigos todavía deben llevarse a cabo.»

«¿Hmm?» Ye Wu Chen acarició su mandíbula. Con una sonrisa encantadora y astuta en los ojos, usó una voz íntima para decir: «¿Qué tal castigar a tu marido dejándolo calentar la cama de por vida?»

«¡Ye Wu Chen!» Mu Ru Yue apretó los dientes mientras observa con ferocidad al encantador y feliz hombre.

Ye Wu Chen parpadeó dos veces y su sonrisa se volvió cada vez más hechizante. «Entonces, ¿qué hay de castigar a tu marido calentando solo tu cama de por vida?»

Calentando solo tu cama de por vida…

El corazón de Mu Ru Yue tembló e incluso palpito suavemente. Aprovechando este momento, Ye Wu Chen extendió su brazo para atraerla hacia su abrazo, y abrazó con fuerza la cintura de la joven antes de bajar la cabeza para besar con fuerza esos labios que había deseado durante tanto tiempo.

«Ye Wu Chen, tú…»

Después de eso, todas sus palabras quedaron atrapadas en su garganta. Mu Ru Yue quería levantar su pierna para atacar al hombre, pero ¿cómo podría adivinar que Ye Wu Chen ya estaba preparado para eso, ya que sus piernas ya estaban envueltas alrededor de la suya, inmovilizándola?.

Después de un largo período de tiempo, Ye Wu Chen soltó a la joven en su abrazo mientras su delgado dedo acariciaba suavemente sus labios. Su boca se curvó en una sonrisa encantadora. «Mi esposa, ya me has visto desnudo antes, así que en esta vida, no puedes ser irresponsable ante tu esposo. Vamos a casarnos rápidamente, ¿está bien?”