EAA — Capítulo 13

0

Capítulo 13: El Jefe Alquimista de la Secta Qing Yun


“Todos, vamos a adivinar los resultados de la prueba de Mu Ru Yue.”

“¿Tenemos necesidad de ello? Ella definitivamente no tendrá ningún resultado.”

“¡Jaja! Esperemos a que ella salga para determinar su expresión.”

Mientras decía eso, una figura vestida de civil entró en su campo de visión.

La expresión de la joven todavía era fría como el hielo. No había emociones en sus ojos, ni siquiera felicidad; era exactamente la misma expresión que tenía cuando había llegado al lugar.

Gracias a esa expresión, los pensamientos de esos jóvenes no sufrieron ningún cambio.

Sin importar qué, la basura siempre sera basura.

Como todas las miradas estaban puestas en Mu Ru Yue, nadie le prestó atención al examinador que la había seguido con una expresión de asombro inamovible.

Después de ver a Mu Ru Yue salir, el examinador retiró su mirada antes de anunciar con frialdad: “Todos, el Anciano Zhao tiene asuntos repentinos que atender hoy. Las pruebas van a parar temporalmente desde ahora. ¡Vuelvan el año que viene el mismo día y hora!”

Después de lanzar esas palabras, dio media vuelta para dirigirse a la sala de pruebas.

“¡Anciano Zhao!” El examinador respetuosamente ahuecó los puños mientras informa: “Ya he dispersado a la multitud.”

“¡Unn!” El Anciano Zhao asintió. Cuando pensó en el resultado de la prueba de Mu Ru Yue, una permanente y obvia excitación apareció en sus ojos. “Debes tratar este asunto como si nunca hubiera sucedido, y no contarle a nadie nada lo ocurrido. ¿Lo entiendes?”

El Anciano Zhao expresó una extraña seriedad, así que cuando el examinador escuchó su orden, rápidamente asintió. “Anciano Zhao, no se preocupe. Yo definitivamente no le contaré esto a nadie.”

“De acuerdo, te dejo a cargo del resto de los asuntos aquí. Iré al lugar del Gran Maestro Wu Yu ahora.”

El talento innato de esa niña era demasiado asombroso. Si otras sectas se enteraran de esto, definitivamente lucharan por ella. Esta prueba no debía ser conocida por nadie.

Cada vez que pensaba que tal talento fue descubierto por él, se sentía extremadamente satisfecho.

Ya que un torneo de talentos estaba cerca, la Secta Qing Yun había aparecido en la Ciudad Fénix para observar los combates. La prueba del talento innato tenía la finalidad de descubrir talentos, pero eso no significaba que los talentos ordinarios no pudieran destacar, ya que al final el talento innato no lo era todo. Y es debido a ello que nació el torneo de talentos.

En una posada, dos ancianos charlan casualmente.

Un anciano llevaba una prenda de rayas amarillas con una prenda inferior verde y tenía una apariencia inteligente. El otro anciano vestía ropa gris de algodón y un abrigo rojo, lo que lo hacía parecer fuera de lugar.

“¡Jaja! Tian Yuan, recuerdo que tu discípulo Ye Tian Feng también es el Príncipe Heredero Jing del Reino de Zi Yue”, Wu Yu se rió mientras miraba al anciano de rayas amarillas. Él humorísticamente dijo: “¡Jeje! Ese Príncipe Heredero Jing podría contarse como un joven apuesto y talentoso. ¡Es tu suerte tenerlo!”

“El Gran Maestro Wu Yu debe estar bromeando.” Tian Yuan se rió entre dientes antes de continuar: “Si el Gran Maestro Wu Yu realmente quiere reclutar a un discípulo, deben de existir innumerables talentos que acudirán en masa hacia ti. El título de ‘Jefe Alquimista de la Secta Qing Yun’ es un gran letrero de reclutamiento. ¿Cómo puedo ser comparado con el Gran Maestro Wu Yu? Es solo que la vista del Gran Maestro Wu Yu es demasiado alta, por lo que no hay muchos que capten tu atención. Pero, el talento de Feng’er es realmente aceptable. Él tiene un gran potencial para convertirse en un alquimista. De hecho, ya comencé a educarlo en la fabricación de pastillas.”

Wu Yu empezó a acariciar suavemente su barba con una ligera sonrisa, sin responder al comentario de Tian Yuan.

Él estaba ahí por aburrimiento.

Porque a decir verdad, talentos como Ye Tian Feng realmente no podían atraer su atención.

En este momento, se logró escuchar un golpe desde el exterior antes de que el Anciano Zhao abriera la puerta y entrara. Mientras miraba al anciano, que hablaba alegre e ingeniosamente, reprimió su excitación al tomar una respiración profunda antes de saludar, “¡Gran Maestro Wu Yu! ¡Gran Maestro Tian Yuan!”

“Anciano Zhao, ¿qué sucede? ¿Han terminado las pruebas?” Wu Yu sonrió ligeramente mientras le preguntaba con curiosidad al Anciano Zhao, que tenía la cara de un color rojo por la emoción.

“No es así, pero tenía algo que informar, así que finalice la prueba prematuramente.”

“¿Hmm? ¿Cual es este asunto tan urgente que te hizo abandonar la prueba para informarme?”

“Es así, Gran Maestro Wu Yu.” Pensando en el salón de pruebas, la expresión del Anciano Zhao fue extremadamente agitada. “Previamente en la sala de pruebas, descubrí un genio sin igual. Es tan genial que incluso el discípulo del Gran Maestro Tian Yuan, Ye Tian Feng, no puede alcanzar ni siquiera un poco de sus talentos.”