EAA — Capítulo 128

0

Capítulo 128: El Arrepentido Emperador


Después de que la belleza de pelo blanco dijera eso, tosió un bocado de sangre y la luz en sus ojos se oscureció, ella esperaba no volver a ser codiciosa de poder en su próxima vida, y nunca volver a enamorarse de alguien a quien no debería tener. Además, ella quería vivir una vida pacífica con su hermana menor…

Lentamente cerró sus ojos mientras sus labios se curvaron en una sonrisa de alivio.

Ella no tenía que hacer más cosas por él a partir de ahora, tampoco tenía que verlo acostarse con una vírgen tras otra. Ella ya no necesitaba sufrir…

Cuando el Emperador de Zi Yue vio la caída de los dos expertos de la Secta Santa, quedó estupefacto, pero de repente, sintió que la mirada de Ye Wu Chen se detenía en él. Estaba tan aterrorizado que todo su cuerpo se estremeció, quedando completamente petrificado.

“¿Qué deseas? Somos el Emperador de Zi Yue, ¿te atreves a seguir ofendiéndonos?”

Mu Ru Yue sacudió la cabeza, ya que no sabía cómo el Emperador sobrevivió hasta esta etapa con esa actitud. Ye Wu Chen se atrevió a matar a la gente de la Secta Santa, ¿cómo podría tenerle miedo a un insignificante Emperador?.

“Su Majestad Emperador, ¡he oído que ha detenido a alguien de mi Secta Qing Yun!”

Justo cuando todos pensaban que esta conmoción había terminado, un grito de ira se escuchó desde el exterior de la puerta del palacio. Cuando todos regresaron, vieron al Anciano Zhao de la Secta Qing Yun entrar desde afuera.

El Emperador de Zi Yue reconoció a aquellos que eran personas de la Secta Qing Yun, y no pudo evitar quedarse aturdido cuando preguntó: “Anciano Zhao, no detuvimos a nadie de su Secta Qing Yun. ¿Dónde está esta persona de la Secta Qing Yun de la que hablas?”

“¡Hmph!” El Anciano Zhao resopló con frialdad, con su mirada en Mu Ru Yue. Cuando la vio ilesa, dejó escapar un suspiro de alivio en secreto. “Señorita Mu, es genial que estés ilesa. Hace unos minutos, cuando Li Lu vino a buscarme desde su casa y dijo que algo podría pasarle, realmente me asustó. Si algo te sucediera, ¿cómo voy a informarle al Gran Maestro Wu Yu? Ese anciano es protector por naturaleza, por lo que si supiera que algo malo le sucedió a su preciada discípula, ¿no habría borrado a todo el Reino de Zi Yue del mapa? ”

Al decir eso, el Anciano Zhao se enojó un poco, ya que el Emperador de Zi Yue era demasiado valiente como para desafiar a la discípula del Gran Maestro Wu Yu. ¿Quién no sabía que después de que ese viejo tuviera a esta discípula, hablaba con frecuencia de ella como si temiera no hacerlo nunca más? Él la mimó tanto que su naturaleza sobreprotectora demostro cuánto temía que pudiera lastimarse. Si él sabía que alguien la estaba intimidando, ¿cómo puede ese viejo no enfadarse?.

¿Cómo podría este pequeño Emperador de Zi Yue sobrevivir a la ira de ese viejo? Incluso podría aniquilar a todo el Reino de Zi Yue en su furia… Con la personalidad de ese viejo, esa situación no era imposible.

Las palabras del Anciano Zhao expuso todo, asustando tanto al Emperador de Zi Yue que se puso pálido, al tiempo en que sus piernas se volvieron gelatinosas. Él casi se derrumba en el suelo.

“Señor… Anciano Zhao, ¿acaba de decir que ella es la discípula del Jefe Alquimista de la Secta Qing Yun, el Gran Maestro Wu Yu?”

¿De verdad tienes que asustar a las personas hasta este punto? ¿Qué tipo de desastre acaba de provocar? Si esto fuera conocido por la Secta Qing Yun, no podría seguir siendo el Emperador.

Pensando en el pasado, cuando Ye Tian Feng era simplemente el discípulo del Gran Maestro Tian Yuan, él ya no se atrevió a ofenderlo cuando quería. De lo contrario, no habría aceptado retirar el matrimonio entre él y Mu Ru Yue en nombre de Ye Tian Feng, o hacer que vuelva a su palabra debido a su arrepentimiento un poco después.

Era ridículo que Ye Tian Feng estuviera más que encantado con su identidad, además, Mu Ting Er había querido usarlo como una excusa para construir conexiones con el Gran Maestro Tian Yuan de la Secta Qing Yun. ¿Quién sabía que la hija menos querida de la Familia Mu se había convertido de repente en discípula del Jefe Alquimista?.

Una comparación entre la identidad del Jefe Alquimista y el Gran Maestro Tian Yuan, resultaría en una diferencia tan grande como la existente entre el cielo y la tierra.

¿Qué acaba de hacer?.

Pensando en sus acciones, el Emperador de Zi Yue se estremeció de miedo…