EAA — Capítulo 123

0

Capítulo 123: La Siniestra Secta Santa


La Consorte Imperial Ya no se veía elegante. De hecho, su cabello se volvió desordenado cuando una brisa pasó por el lugar, junto a una clara burla de sus labios que las personas de alrededor podían observar.

El Emperador de Zi Yue apretó su puño mientras la ira se manifestaba en su vieja cara cuando giró violentamente su mano hacia Ji Ru Ya.

¡Pa!

Se escuchó un sonido claro y nítido.

La cara de Ji Ru Ya se vio forzada hacia un lado y su cabello cayó hacia abajo, pegándose fuertemente a su rostro. Un rastro de sangre fluyó por la esquina de su boca, pero la burla en su rostro no desapareció.

“¿He dicho algo malo? Ya había escuchado tus conversaciones. Además, ha prometido ayudarte a hacer del Reino de Zi Yue el reino más fuerte, pero solo para su propio beneficio, está más que dispuesto a sacrificar a su propio pueblo.”

“¡Cállate!” La expresión del Emperador de Zi Yue se volvió pálida, y con los dientes apretados, preguntó: “¿Qué hemos hecho mal? Esto nos ayudará a hacer que el Reino de Zi Yue sea el reino más fuerte, estamos haciendo esto con la consideración del pueblo. Además, esa persona en el poder desea su talento. Es su bendición. ¡La hemos ayudado mucho, pero ella no lo apreció e incluso dijo que hemos hecho mal! ”

“¡Jajaja!” Ji Ru Ya rió con locura y una sonrisa burlona, ​​para continuar, “Dado que ese es el caso, ¿por qué no discutiste y pediste la opinión de la Señorita Mu, en lugar de usar la fuerza desde el principio? Debes saber que cualquier chica que escuche el nombre de ese poder no querrá entrar por su propia voluntad en él.”

Al decir eso, Ji Ru Ya hizo una pausa por un momento antes de continuar, “¡Secta Santa! Es un poder que solo recluta chicas vírgenes. Cualquier chica que ingrese a la secta también debe tener un gran talento innato, y después de sumergirse en un baño medicinal durante un mes, luego serían utilizadas por el jefe de la secta. En ese momento, se convertirían en candidatas para practicar el cultivo dual con el jefe de la secta… O en otras palabras, las chicas en toda la Secta Santa son las “líderes” de los juguetes de la secta. Cuando la madre del Rey Fantasma fue secuestrada para unirse a la Secta Santa, ella había escapado antes de que pudiera ser convocada por el jefe de la secta, y más tarde, descubriste lo que sucedió e informaste a la Secta Santa, lo que llevó a la aniquilación de la Familia del Rey Nan An.”

El tono de Ji Ru Ya era claro, como si ella hubiera sido testigo de lo que había sucedido en el pasado.

La expresión del Emperador de Zi Yue cambió un poco. ¿Cómo esta chica sabía tanto? Ni siquiera le contó estos asuntos a sus parientes más cercanos.

¿Podría ser que él había filtrado por accidente lo que había sucedido?.

A los ojos del mundo, la Secta Santa era una secta siniestra. Si conocieran su relación con la Secta Santa, y que no les importara forzar a las chicas a unirse a esa secta, ciertamente perdería el corazón de su pueblo.

“¡Eso es un montón de tonterías! Querida concubina, parece que te hemos mimado demasiado y te has vuelto indisciplinada y fuera de control. ¡Alguien, asesine a la Consorte imperial Ya!”

El Emperador de Zi Yue tenía el rostro ensombrecido mientras dictaba esa orden.

Ji Ru Ya sonrió con frialdad mientras esperaba la muerte, cuando vio a las personas que se dirigían hacia ella. Si Mu Ru Yue hubiera muerto, entonces no tendría la oportunidad de fugarse con su primo.

En este caso, sería mejor morir.

“Ya’er.”

Justo cuando Ji Ru Ya esperaba su muerte, un brazo se extendió desde su costado y la abrazó mientras se escuchaba una voz triste.

El cuerpo de Ji Ru Ya tembló ligeramente mientras observa al apuesto hombre que la estaba abrazando. Con lágrimas en sus hermosos ojos, dijo: “Primo, no deberías haberte revelado.”

“Ya’er, no digas eso. Si mueres, ¿qué sentido tiene para mi el seguir viviendo? Si no fuera por ti, ya habría abandonado el palacio. Ya’er, ya que no podemos estar juntos en esta vida, vamos a morir como pareja.”