EAA — Capítulo 121

0

Capítulo 121: Regreso a la Ciudad Fénix


La tranquila Mansión Mu era diferente de hace unos meses.

Justo cuando Mu Ru Yue entró, casi se estrelló contra Li Lu, quien salía corriendo de la mansión. Levantó la cabeza y vio a la joven delante de él, cuando sus ojos se iluminaron. «Maestra, ¿has vuelto? El Emperador acaba de enviar a alguien con una orden para que ingrese al palacio. Él ya ha convocado al Rey Fantasma también.»

¿Entrar al palacio?.

Mu Ru Yue frunció el ceño antes de asentir. «Está bien, lo sé.»

No se sabía por qué sentía algo de inquietud. ¿Podría ser que algo sucedería cuando ella fuera al palacio?.

«Así es, Li Lu, si no vuelvo después de mucho tiempo, ve y visita la zona donde se ha establecido la Secta Qing Yun y busca un anciano llamado Zhao, y que haga un viaje al palacio para buscarme.»

Al decir eso, ella ya no se quedó más cuando se dio la vuelta y se fue.

Li Lu quedó atónito por un momento mientras observa la espalda de Mu Ru Yue con curiosidad. ¿Podría ser que Maestra tiene alguna relación con la Secta Qing Yun? Podría ser la razón por la que ella había poseído tantas Píldoras de Purificación de Esencia.

El palacio se veía tan glamoroso por su aspecto exterior, el cual era en extremo lujoso. ¿Cuántas personas entienden el derramamiento de sangre oculto detrás de esas pequeñas puertas del palacio? Había robado la vida de los prometidos de innumerables chicas.

Detrás de la puerta del palacio había un agujero tan profundo como el mar. Una vez que ingresabas, serías despejado de toda libertad.

Mu Ru Yue pensó en la elegante y encantadora Consorte Imperial Ya y suspiró un poco. Ella era una niña lamentable que se había visto obligada a detener sus pasos junto a la puerta de este pequeño palacio.

¿Por qué suspiró?.

En el momento en que Mu Ru Yue cruzó la puerta del palacio, innumerables guardias imperiales con uniformes bordados apuntaban con sus espadas a su cuerpo. Ella estaba completamente rodeada.

Al ver a esta gente, los labios de Mu Ru Yue se curvaron en una sonrisa fría. En un inicio había predicho que esta llamada del Emperador no sería nada bueno.

Si no fuera porque Wu Chen estaba aquí, no habría actuado como una oveja que entra en la boca de un tigre.

«¿Es así como Su Majestad trata a una invitada?»

Mu Ru Yue levantó la cabeza mientras lanza una fría mirada más allá de la multitud de guardias, a un hombre que vestía una túnica dorada. La burla en sus labios se intensificó.

«No tenemos elección, ya que esta es la orden de un superior». El Emperador de Zi Yue se rió entre dientes, su viejo rostro era sombrío y severo mientras decía con frialdad: «Señorita Mu, esperamos que nos escuche. Mi superior sabía que no aceptarías casualmente mi invitación, así que solo podía utilizar esa forma para atraerla aquí.»

Su voz tenía autoridad, emitiendo el aura de un Emperador.

De repente, Mu Ru Yue sonrió. Su sonrisa era excepcionalmente hermosa, pero sus ojos permanecieron helados. «¿Dónde está Wu Chen?»

Una vez que ella hizo esa pregunta, una voz eufórica apareció detrás de la espalda del Emperador de Zi Yue. «Mi esposa.»

Después de eso, una figura, vestida con ropa morada, cruzó el espacio y apareció con rapidez ante Mu Ru Yue.

Cuando vio su hermoso rostro después de tanto tiempo, su corazón se estremeció un poco. Solo los cielos sabían que durante los últimos meses, cuando estaba fuera, ella continuó pensando en este hombre. Incluso se había convertido en un hábito para él el usar esa celestial voz para despertarla a diario.

El hábito era realmente aterrador a veces… Una vez que te acostumbras a alguien, sería difícil perder tales hábitos.

«No deberías haber venido aquí.»

De repente, Mu Ru Yue pareció escuchar un suave murmullo. Esa voz era encantadora y estaba impotente detrás de ella, aunque una vez que trató de escucharla otra vez, sin embargo, esa voz ya había desaparecido.

Era como si fuera solo su imaginación…

«Mi esposa». Ye Wu Chen estrechó su mano con fuerza, y con un destello de su cuerpo, protegió su cuerpo desde el frente. Sus ojos inocentes miraron ferozmente a las personas que los rodeaban, y amenazó a todos en un tono infantil, «Nadie tiene permitido intimidar a mi esposa.»

Su mirada era como la de un tigre y un lobo, llena de cautela. Era como si temiera que esta gente lastimara a la joven detrás de él.