EAA — Capítulo 119

0

Capítulo 119: Una Sorprendida Madam Sheng Yue (1)


En la Familia Xiao dentro del Dominio Sheng…

Madam Sheng Yue escuchó el informe de su subordinado y se levantó con entusiasmo. Mientras su voz temblaba, ella preguntó, “¿Estás… estás diciendo la verdad? ¿Realmente tienes la ubicación de mi hija?”

Al final, había encontrado la ubicación de su hija perdida, hace mucho tiempo…

“Amor, ¿oíste eso? Dijo que encontró la ubicación de nuestra hija, mi hija… Madam Sheng Yue agarró la manga del hombre que tenía a su lado, tan agitada que las lágrimas brotaron de sus ojos.

Un hombre guapo estaba de pie a un lado de Madam Sheng Yue, con un entusiasmo que se mostró en su rostro excepcional. Extendió su brazo para tirar de la mujer a su lado a su abrazo, antes de decir con suavidad: “Lo he oído, Yu’er. Vamos a escuchar lo que Xiao Lin tiene que decirnos por el momento… Xiao Lin, dinos lo que has investigado.”

“Sí, maestro, señora.” Un hombre de mediana edad conocido como Xiao Lin ahuecó con respeto el puño antes de explicarse: “Siempre hemos pensado que la primera Joven Maestra estaba en el Dominio Sheng todos estos años, así que hemos estado tratando de encontrarla dentro de Dominio Sheng, pero por lo que descubrí, ese año los de la Familia Nangong querían asesinarla como un medio para vengarse del maestro y madam. Por suerte, uno de los subordinados no pudo soportar matarla, por lo que introdujo a la Joven Maestra en una casa del mundo exterior e hizo que se anunciara a la Joven Maestra como su hija biológica. Casualmente, la señora de la familia tuvo un parto difícil y tuvo un bebé muerto, por lo que utilizaron a la Joven Maestra como su sustituta… Por otro lado, cuando ese subordinado regresó, informó que la Joven Maestra ya había sido asesinada, y es solo en lo últimos días que conseguimos una pista, aunque todavía no hay nada seguro…”

“Está bien de esta manera… Está bien.” Madam Sheng Yue se inclinó hacia el abrazo del Patriarca de la Familia Xiao. Su delicado cuerpo se estremecía de emoción. “Yo había dicho esto hace mucho tiempo: Nuestra hija solo estaba desaparecida, no muerta. Conozco bien a mi hija, incluso si ella no está a mi lado… Nuestro lazo de sangre no será cortado, por lo que ella debe estar viviendo en algún lugar.”

La Joven Maestra de la Familia Nangong se enamoró del Joven Maestro de la Familia Xiao, Xiao Tian Yu. Pero en ese momento, Xiao Tian Yu ya tenía una amorosa esposa y un hijo: La pareja legítima, sin embargo, estaba profundamente enamorada la una de la otra, y la Joven Maestra de la Familia Nangong aún abandonó su orgullo para estar dispuesta a servirle como concubina; sin embargo, Xiao Tian Yu le aclaro que al final solo tendría una esposa en su vida.

Una pareja para toda la vida.

Desde entonces, el amor de la Joven Maestra de la Familia Nangong se transformó en odio. Cuando Madam Sheng Yue estaba embarazada otra vez y dio a luz a una niña, la Joven Maestra despachó en secreto a unas cuantas personas para infiltrarse en la Familia Xiao y secuestrar a su hija, para decir que su bebé ya había muerto bajo su mano. Xiao Tian Yu estaba tan furioso que tomó su espada y desafió a la Familia Nangong en solitario. Aún así, bastó para arruinar por completo los cimientos de la Familia Nangong.

Si algunos viejos amigos de Xiao Tian Yu no lo hubieran detenido, la Familia Nangong ya habría sido aniquilada por él.

Sin embargo, sin importar lo que decían los demás, Madam Sheng Yue creyó desde el principio que su hija aún vivía. Por lo tanto, ella envió personas para encontrar su ubicación en todo el Dominio Sheng; sin embargo, no hubo una sola pista en los últimos 15 años.

¿Quién sabía que su hija no estaba en el Dominio Sheng, sino que fue enviada a otra región de este mundo?.

“Yu’er, no te preocupes, nuestra hija va a regresar, y es posible que se haya convertido en una niña excepcional”. Xiao Tian Yu consoló a Madam Sheng Yue mientras reía a carcajadas, su corazón todavía no podía calmarse en ese momento. “Xiao Lin, compruebe la credibilidad de este asunto de inmediato. Pase lo que pase, quiero ver a mi preciosa hija.”

No importa si era Madam Sheng Yue o Xiao Tian Yu, ambos estaban muy ansiosos por reunirse con su hija perdida.