EAA — Capítulo 117

0

Capítulo 117: Reunión de Maestro y Discípula


“¡Si, señor!”

Una figura negra aterrizó detrás de Ye Wu Chen y respetuosamente bajó su cabeza antes de desaparecer otra vez. Como si nunca hubiera estado allí…

“Niña, ¿has llegado?”

En la sala principal de la Asamblea de Píldoras, Wu Yu, quien conversaba con el presidente, volvió la cabeza y miró a Mu Ru Yue entrar en la sala. Él se rió entre dientes cuando sus ojos se iluminaron. “Niña, hiciste tal conmoción durante este gran evento. Tu maestro, sin embargo, está orgulloso de ti.”

Este viejo hombre lo había vencido, debido a la suerte, en el pasado… pero ahora, ¿no perdió su preciado nieto con su discípula?.

Mu Ru Yue entró y miró a Wu Yu. “He pasado mucho tiempo aquí, es hora de que regrese a Ciudad Fenix.”

“¡Jeje! No debes tener tal prisa en ese viaje… En lugar de eso, discípula, el presidente quiere que te conviertas en un anciano honorario de la Asamblea de Píldoras. ¿Qué opinas?” Wu Yu se frotó la palma de la mano mientras le formula esa pregunta con una gran sonrisa.

“No quiero”. Mu Ru Yue lo rechazó en un segundo.

“¿Por qué?”

Wu Yu estaba atónito, porque no esperaba que ella lo rechazara tan rápido, sin pensarlo.

Mu Ru Yue lo miró con calma. “¿Qué tiene de bueno trabajar hasta la muerte? Solo los tontos querrán ese título.”

Al escuchar sus palabras, no solo Wu Yu, el resto de los ancianos quedaron atónitos. ¿No estaba ella insinuando que los ancianos de la Asamblea de Píldoras eran tontos por trabajar tan duro sin obtener ninguna ventaja?.

¿Quién en este mundo no querría ingresar a la Asamblea de Píldoras? No obstante, desde el punto de vista de ella, el soñar con ese título era ser un tonto.

“¡Idiota!” Wu Yu la miró con una expresión aterradora. “¿Sabes lo que significa ser un anciano honorario? Significa que no necesitas hacer nada, mientras que disfrutas de los privilegios de un anciano. La Asamblea de Píldoras sólo usará tu nombre para promocionarse. ¿Quieres rechazar un asunto tan bueno? Si no eres estúpida, entonces ¿qué eres?”

Esta pequeña niña no sabía nada, y sin embargo, dice que un asunto tan bueno era algo estúpido.

“¿Eso es bueno?” Los ojos de Mu Ru Yue se iluminaron un poco, hasta que sonrió para decir, “Entonces aceptaré el título de anciano honorario.”

Ella no tenía que hacer nada de todos modos y también podía disfrutar de esos privilegios.

“¡Jeje!” El presidente sonrió con astucia en sus ojos. “Niña, el Pabellón de Píldoras de todo el mundo está bajo el poder de mi Asamblea de Píldoras, por lo que solo tienes que dirigirte a un Pabellón de Píldoras para solicitar las plantas medicinales que necesites. Pero hay un asunto con el que necesito molestarte.”

Las cejas de Mu Ru Yue se alzaron. “¿Qué es?”

“Esto”. El presidente rió entre dientes. “Aunque el talento de mi nieto es excelente, sigue siendo inferior al tuyo. Por lo tanto, planeo hacer que mi nieto aprenda de usted por un período de tiempo… ¿Como le resulta esta petición?”

“Oye, viejo amigo, no estás tratando de obtener a mi precioso discípulo, ¿verdad?” Wu Yu miró al presidente con descontento, y cualquier podía observar cierta infelicidad en su rostro.

La sonrisa en el rostro del presidente se puso rígida y rodó sus ojos hacia Wu Yu. “Ya dijiste que tu discípula tiene un novio, ¿cómo podría seguir planeando conseguirla? Solo quiero que mi nieto aprenda de ella por un tiempo. Te garantizo que ya no pienso de esa manera, aunque realmente quiero que esta jovencita sea la esposa de mi nieto, es una pena que no la haya conocido antes.”

Al pensar en eso, el presidente sacudió la cabeza en señal de compasión. Realmente quería dejar que su nieto aprendiera de ella, él no haría algo tan horrible como romper la relación de una adorable pareja.