EAA — Capítulo 116

0

Capítulo 116: Un Ye Wu Chen enojado


Una túnica gris apareció frente a Mu Ru Yue.

Ese anciano estaba encerrado en una túnica gris, siendo lo único expuesto sus dos ojos, los cuales estaban enfocados en Mu Ru Yue. Él bufó antes de realizar un ataque, pero antes de que pudiera alcanzar a Mu Ru Yue, el hombre enmascarado que la abrazaba levantó su mano…

¡Hong!

Una poderosa fuerza golpeó el cuerpo del anciano, arrojándolo hacia atrás como si solo fuera un papel desechable.

¡Peng!

Aterrizó al otro lado de la calle.

«¡Maestro!» La expresión de Ling Ye cambió drásticamente, en sus ojos se podía observar su sorpresa.

Después de todo, él sabía cuán poderoso era su maestro, y al final ¿su maestro no podía siquiera resistir un solo movimiento en contra de ese hombre? ¿Quién era él, con exactitud?.

Ye Wu Chen rió, revelando una siniestra frialdad en sus ojos.

Él ni siquiera siguió mirando al anciano vestido de gris y se dirigió hacia Ling Ye, cuya expresión había cambiado. Ye Wu Chen no dijo nada, pero la terrorífica aura que brotaba de su cuerpo era suficiente para mantener a Ling Ye aturdido, de miedo.

Después de eso, fue una tortura unilateral…

Bajo la furia de Ye Wu Chen, Ling Ye solo podía aceptar el tremendo dolor de sus ataques. Sus puños eran como montañas, destrozando todo el cuerpo de Ling Ye con cada golpe.

«¡Alto!» El anciano de la túnica gris volvió a ponerse de pie y fue testigo de esa escena. Su expresión cambió de repente cuando cargó contra Ye Wu Chen otra vez, pero ni siquiera se acercó al cuerpo de Ye Wu Chen cuando fue rechazado por el aura tiránica de Wu Chen.

Ye Wu Chen levantó su mano y la agitó, creando un fuerte viento que envió a Ling Ye a volar.

El joven Ye dio un salto mortal en el aire un par de veces antes de aterrizar en el suelo, escupiendo sangre a intervalos continuos. Cualquiera de los valientes espectadores pudo observar que su rostro estaba pálido.

«Tú…»

Ling Ye miró con agravio a Ye Wu Chen, y vio que el hombre lanzaba otra ola de viento hacia él antes de decir más. Esta vez, Ling Ye no era capaz de hablar.

Ye Wu Chen nunca olvidó que era ese hombre quien estaba lastimando a su mujer.

Los ojos de Ye Wu Chen se tornaron cada vez más siniestros cuando caminó hacia Ling Ye, y poco a poco levantó su mano antes de que una espada púrpura apareciera en su palma.

¡Peng!

Le dio una patada al pecho de Ling Ye mientras Ye Wu Chen lo observa con desprecio. En ese momento, la demoníaca sonrisa en su rostro se intensificó, emitiendo un aura similar al mismísimo diablo.

«¿Lastimaste a la chica de este Príncipe? ¡Este Príncipe te lo devolverá diez veces! ¿Cuál fue la mano que la lastimó hace unos minutos?”

El aura que desprendía el hombre era aún más aterrador en esos segundos, y la expresión de Ling Ye cambió otra vez cuando gritó, «¡Maestro, ven y sálvame!»

¡Swish!

Con una ola de la espada violeta de Ye Wu Chen, todo su brazo fue cortado. La sangre comenzó a brotar en un instante de la herida, y Wu Chen se movió a un lado para evitar ser empapado por su sangre.

«¡Ah! ¡Ah! ¡Ah! ¡Ah!»

Ling Ye dejó salir gritos desgarradores por el dolor… Si no fuera por ser una persona de gran voluntad, el dolor de ese corte lo habría dejado inconsciente.

«¡No!» Los ojos de anciano de túnica gris estaban llenos de intención asesina. «No seré un hombre si no vengo este rencor por mi discípulo. Definitivamente habrá un día en el que yo cumplire mi venganza… Ye’er, ¡vamos!”

¡Peng!

El anciano de la túnica gris arrojó una granada de humo a Ye Wu Chen, cuyo humo cubrió al instante el cielo. Una vez que el humo se disipó, el maestro y el discípulo ya habían desaparecido…

«¡Yun Han!» La mirada de Ye Wu Chen se oscureció mientras observa el lugar donde esos dos, maestro y discípulo, habían desaparecido. Con una voz siniestra, teñida con un rastro de frialdad, ordenó: «¡Notifica a todo el personal de la Mansión Fantasma! ¡Busquen en todos los rincones del continente, y encuentren a esas dos personas para este Príncipe! El fracaso está prohibido. Definitivamente no les permitiré seguir viviendo.»