EAA — Capítulo 114

0

Capítulo 114: Desechado


¡Peng!

Mu Ru Yue levantó su mano para bloquear su espada antes de patear, sin piedad, la ingle de Ling Ye. Este ultimo no esperaba un movimiento tan inesperado, por lo que su ingle había sido alcanzado con éxito por su incapacidad de reaccionar a tiempo.

La fuerza de esa patada no era la misma que la de Feng Jing Tian, ​​ya que esta vez había usado toda su fuerza. En solo un parpadeo, un grito desgarrador resonó por toda la calle.

Cuando los demás vieron esta escena, inconscientemente cerraron sus piernas mientras observan con sorpresa a la hermosa adolescente. Un rastro de frialdad se infiltró en sus corazones cuando contemplaron tal escena de nuevo.

¿No era eso demasiado vicioso?.

Con esa patada, el hombre debería ser completamente desechado, porque… ¿Quién no sabía que la ingle era la parte más débil de un hombre?.

“¡Mocosa apestosa!” Todo el cuerpo de Ling Ye se estremeció mientras observa con una incontrolable rabia a Mu Ru Yue, antes de exclamar con sus dientes apretados: “¡Te mataré! ¡No! ¡Te cortaré en innumerables pedazos!”

De lo contrario, ¿cómo podría apaciguar las llamas en su corazón?.

Ling Ye tenía la sensación que, debido a la patada de esta niña, esa parte de él sería inútil desde ahora. Esto también significaría que su legado había terminado.

“Te cortaré en innumerables pedazos. ¡Seguro que lo haré! ¡Muere!” Los ojos de Ling Ye estaban inyectados de sangre mientras gritaba a pleno pulmón.

En este momento, su cuerpo entero emitió un aura tiránica mientras reunía todo su poder en su espada antes de moverse en un instante hacia Mu Ru Yue.

Esa espada tenía una fuerza devastadora, y Mu Ru Yue no dudo en colocar su espada sobre su pecho para bloquear ese terrible ataque.

¡Pfff!

Una bocanada de sangre brotó de la boca de Mu Ru Yue cuando retrocedió hacia atrás. Con un rastro de sangre todavía en la comisura de su boca, su mirada no expresaba siquiera un atisbo de miedo mientras observa, indiferente, al furioso Ling Ye.

Ye Wu Chen se movió en un instante para pararse frente a Mu Ru Yue. Con dolor en sus ojos, preguntó: “¿Por qué te estás haciendo esto a ti misma? Deberías dejar esa basura para mí.”

“¡Apártese de mi camino!”

Mu Ru Yue empujó a Ye Wu Chen hacia un lado y sacó un frasco de pastillas y las tragó una vez que se levantó del suelo. Su rostro pálido recuperó gradualmente su atractivo.

“He dicho antes que esta batalla es mía, y yo no he estado diciendo eso si no tuviera ninguna posibilidad de ganar. Solo tienes que mirar desde un lado, no soy una persona que no aprecia la vida. Por el contrario, necesito valorarla más que a cualquier otra persona.”

Ye Wu Chen se centró en la expresión resuelta de la joven. Junto con el dolor que se expresaba en sus ojos, también había ternura.

Esta era la chica que había entrado en sus ojos, tan fuerte y para nada débil. Podría decirse que no se parecía en nada a una niña, pero eso era precisamente lo que hacía que las personas a su alrededor la aprecien aún más.

Mu Ru Yue ya no miró a Ye Wu Chen cuando fue a recibir el ataque de Ling Ye una vez más.

Ye Wu Chen pareció darse cuenta de algo después de un tiempo. Su mirada se volvió un poco más tranquila. “Ella había enfurecido intencionalmente a ese hombre para hacerlo estallar con más poder y, por tanto, hacer que desperdicie su energía aún más rapido. Una vez que se quede sin energía, terminaría como una oveja ofrecida para una matanza. Pero este método es muy…”

¡Es similar a apostar tu vida!.

Lo que ella dijo era correcto: Mu Ru Yue sabía de la disparidad de fuerza entre ella y Ling Ye, por lo que quería hacerle perder su energía. El enfadado Ling Ye no sería capaz de captar ni un ápice de su plan.

“¡Puta, muere por mí!”

Ling Ye estaba desquiciado… Esa puta sucia tenía las agallas para patear la parte más preciosa de su cuerpo. ¡Él debe cortarla en innumerables pedazos!.

Las continuas cuchilladas de viento que venían de su espada golpearon a Mu Ru Yue con la ferocidad de tigres enfurecidos. Durante cada segundo del combate, Mu Ru Yue sentía como si algo estuviera golpeando sin piedad sus órganos internos, por lo que no tardó en sacar más pastillas para consumir.