EAA — Capítulo 113

0

Capítulo 113: No eres mi rival


Yan Jin levantó su mirada y se concentró en la espalda de Mu Ru Yue… Esa mujer simplemente lo arrojó a un lado y, peor aún, hacia un hombre. ¿Ella no sabía que él, Yan Jin, solo quería a las bellezas y no a los hombres?.

Sin embargo, cuando Yan Jin miró a Ye Wu Chen, frunció el ceño ligeramente. ¿Por qué sentía la presencia del Rey Fantasma Wu Chen provenir de este hombre?.

El sentido del olfato de una bestia siempre era muy sensible, y cuando ellos usaban su sentido del olfato, podían determinar con relativa facilidad la identidad del otro.

¿Debería decirle esto a esa niña? Pero ese hombre había mencionado antes que no quería que supiera su identidad por su propia seguridad, así que Yan Jin decidió no exponer su identidad por el momento.

«Ling Ye, el Horno Fénix está en mis manos. Si eres capaz, ven a buscarlo en ese momento.» Mu Ru Yue levantó su cara fría para mirar con completa indiferencia a Ling Ye.

Ling Ye expresó una sonrisa siniestra como resultado, y hablo con una fría mirada: «Como no aceptas mi amable oferta, ¡no me culpes por ser descortés! Debo obtener ese Horno Fénix.»

¡Hong!

Una fuerte aura surgió del cuerpo de Ling Ye, surgiendo con violencia hacia Mu Ru Yue. Una terrible intención asesina empezó a emanar desde su cuerpo cuando la espada en su mano cortó un arco en el aire. Un segundo después, la arena y el polvo en el suelo se levantaron por el viento creado por su espada.

¡Peng!

¡Peng! ¡Peng! ¡Peng!

Las tiendas de los alrededores fueron destruidas por la ráfaga de viento creada por su espada. La multitud que estaba observando todo ya no tenía interés en la pelea, tomando la decisión de correr por sus vidas.

Obviamente, hubo algunos que no le temieron a la muerte y observaron de cerca la pelea.

Mu Ru Yue desenvainó su espada sin un solo cambio en su expresión, sintiendo que una poderosa fuerza sacudía sus órganos internos en el momento en que su espada chocó con el viento de la espada. Un rastro de sangre se filtró por la esquina de su boca…

La disparidad entre su poder y el de Ling Ye no era pequeña, después de todo…

«No eres rival para mi». Ling Ye levantó la cabeza mientras observa con arrogancia a Mu Ru Yue.

«¿Estás seguro?» Mu Ru Yue frunció el ceño antes de abrir su palma, y en ese instante algunas botellas aparecieron en su mano. Ella usó su pulgar para abrirlos y tomó una pastilla de cada botella para consumirlas.

«Píldora de Aumento de Poder, Píldora de Refuerzo de Defensa, Píldora de Aumento de Velocidad, Píldora de Aumento de Energía…»

La expresión de Ling Ye cambió en un instante.

¿Cómo pudo haber olvidado que ella podía usar píldoras en la batalla? Las pastillas ordinarias requerían de algún tiempo antes de que comenzaran los efectos de las píldoras, pero los efectos de las píldoras que esta joven refinaba eran instantáneos.

Esto significaba que el poder de las píldoras se transformó en poder en el instante en que ella las consumió.

De hecho, después de que todas esas pastillas fueron consumidas por Mu Ru Yue, todo su cuerpo tomó la forma de una flecha mientras carga con violencia hacia Ling Ye. Su espada emitía débiles destellos rojos, con una intensidad que iba en continuo aumento, casi encerrando todo su cuerpo dentro de la luz.

Ling Ye se alarmó un poco y no se atrevió a subestimar a la actual Mu Ru Yue, así que levantó su espada para contrarrestar su ataque. Los dos dieron un par de pasos hacia atrás en el momento en que las dos espadas chocaron.

En la actualidad, Ling Ye siente que la zona entre su pulgar e índice se adormece, mientras que sintió un dulce sabor a sangre surgiendo de su garganta, pero se tragó todo de vuelta.

Al final, no debe haber ningún momento donde reveles debilidad ante tu oponente.

«Estás solo en ese nivel después de usar las píldoras» comentó Ling, resentido.

Mu Ru Yue no dijo nada, porque incluso si ella consumía todas esas pastillas, la fuerza de Ling Ye aún estaba por encima de su fuerza, lo que resultó en algunas lesiones en sus órganos internos…

Su mirada, sin embargo, reveló aún más concentración cuando se movió una vez más hacia Ling Ye. Su espada se balanceo hacia adelante desde un lado como un rayo de luz roja.

Ling Ye movió su cuerpo para evitarlo antes de empujar su espada hacia delante, perforando las defensas de Mu Ru Yue como un enorme dragón.