EAA — Capítulo 110

0

Capítulo 110: Una persona similar a un conocido (6)


«Está bien si no me recuerdas ahora mismo, porque estoy seguro que recordarás algún día. Mi nombre es Bai Ze.» Bai Ze observó otra vez a Mu Ru Yue con tristeza en sus ojos.

‘Aún no recuerda nada sobre mi.’

Eso era correcto, ¿cómo puede la actual ella recordar su identidad?.

«¿Bai Ze?» El corazón de Mu Ru Yue palpitó durante un instante, ya que parecía estar muy familiarizada con ese nombre; sin embargo, todavía no sabía por qué sentía tal sentimiento de familiaridad.

De repente, el espacio se deformó, y para cuando Mu Ru Yue se concentró una figura plateada entró en su vista.

El segundo en que Ye Wu Chen vio a Mu Ru Yue, soltó un suspiro de alivio. Después de eso, levantó su mirada hacia el hombre de pelo blanco. Con una extrema frialdad en sus ojos, los cuales eran tan oscuros como la noche, cuestionó «¿Quién eres tú? ¿Por qué la trajiste aquí?”

Bai Ze parecía sorprendido por la máscara de plata de Ye Wu Chen, y con una amarga sonrisa, se lamentó, «Entonces ustedes dos… todavía están juntos.»

Las cejas de Mu Ru Yue formaron un ligero ceño fruncido, pues ella no tenía la menor idea sobre lo que Bai Ze estaba diciendo.

Un frío destello brilló en los ojos de Ye Wu Chen, y en un instante se movió frente al cuerpo de Mu Ru Yue. Bajo la máscara de plata, se mostraba una siniestra sonrisa en su rostro.

«No me importa quién eres, ¡pero ni siquiera piensas en dañar un solo cabello de su cuerpo!»

Su voz era dominante, sin darle importancia al hombre de aspecto excepcional que tenía delante.

Bai Ze lo miró antes de observar a la chica detrás de él. Con un ligero dolor en los ojos, dijo: «Parece que todavía estás con él en esta vida, pero también es bueno de esta manera. Él puede protegerte, mientras que yo no puedo abandonar ese lugar, así que no podré ayudarte en lo absoluto… Habrá un día en el que nos encontraremos; sin embargo, debes tener cuidado con una persona, una chica cuyos celos son muy fuertes. Definitivamente no permitirá que ustedes dos estén juntos.»

Una vez que terminó de hablar, la figura de Bai Ze desapareció lentamente ante ellos. El espacio pareció dividirse en dos, y como no estaban prestando atención, comenzaron a caer…

Ye Wu Chen se movió en un instante para estar frente a Mu Ru Yue antes de sostener su cuerpo, haciendo que descendieran con lentitud al suelo.

Una vez que regresaron a la calle principal, las personas que observaron a Mu Ru Yue y Ye Wu Chen se sorprendieron al verlos aparecer una vez más, descendiendo del cielo. Nadie sabía lo que estaba pasado.

Cuando Mu Ru Yue levantó su mirada para ver un par de ojos llenos de preocupación, su corazón tembló. Frunciendo el ceño, preguntó fríamente: «¿Quién eres?»

«Yo…» Un siniestro destello brilló en los ojos de Ye Wu Chen, y de repente, rió entre dientes. Su sonrisa bajo la máscara de plata era muy fascinante, por lo que con una ligera curva de sus labios, confesó, «Yo soy… una persona que se ha enamorado de ti.»

Mu Ru Yue se sorprendió por un momento antes de que su mirada se enfriara, luego de notar que este hombre aún la estaba abrazando. Ella no pudo evitar fruncir el ceño otra vez. «¡Déjame ir!»

El hombre curvó sus labios en una sonrisa, una sonrisa encantadora. Por un segundo, el ambiente de peligro que emitió lo hizo aún más apuesto.

«No quiero.»

«¿Aún no me estás soltando?» Las cejas de Mu Ru Yue se alzaron, para luego decir con una voz llena de una frialdad sin límites, «Te estoy dando una última oportunidad, ¿estás o no me estás dejando ir?”

«No importa lo que hagas, definitivamente no te dejaré ir.»

Ye Wu Chen abrazó con fuerza el cuerpo de la joven. Con una sonrisa, se juró a sí mismo que nunca la dejaría ir en esta vida…

Los ojos de Mu Ru Yue se entrecerraron, y de repente rió con una sonrisa que emitía un aire peligroso. Después de eso, ella golpeó sin piedad el pecho de Ye Wu Chen.