EAA — Capítulo 104

0

Capítulo 104: ¿Puedes ser más arrogante?


En realidad, el viejo quería que Mu Ru Yue fuera la esposa de su nieto, pero entendió claramente que esta pequeña niña era muy obstinada. Ella definitivamente no estaría de acuerdo, por lo que quería que Qing Yu estuviera a su lado para que los sentimientos se desarrollaran con el tiempo. Él tenía el tiempo para esperar de todos modos.

Cuando sus palabras aterrizaron, sin mencionar a los demás, el propio Qing Yu estaba aturdido mientras observo al presidente con una mirada llena de humillación.

¿Esto podría ser considerado como él siendo vendido por su abuelo biológico?.

«¡Abuelo!» Qing Yu frunció el ceño con cierto dolor expresado en su hermoso rostro.

«¡Cállate!» El presidente lo miró ferozmente. «Tu abuelo está negociando con alguien ahora. ¿Cómo puedes interrumpir? Ve y párate en una esquina.»

Qing Yu negó con la cabeza. ¿Por qué tenía un abuelo así que podía vender casualmente a su nieto biológico?.

«Señorita, mi abuelo solo estaba bromeando con usted. Por favor, no te preocupes por él.» Qing Yu cambió su mirada hacia Mu Ru Yue con una sonrisa tímida. Él se rascó la cabeza antes de continuar, «Este viejo siempre ha sido así. Un anciano que no actúa como un…»

Antes de que la palabra ‘anciano’ aterrizara, un puño golpeó sin piedad a su cabeza.

La barba del presidente tembló cuando lo miró como un demonio. «¿Ha habido casos como este en los que hablaste de tu abuelo de esa manera? ¿Un anciano que no actúa como un anciano? ¡Apestoso mocoso, este viejo es tu abuelo!”

Qing Yu hizo un puchero mientras lo miraba, ofendido.

Sería mejor no tener un abuelo que tener un abuelo tan infantil.

«¡Jeje! Niña, ¿lo ha considerado?» El presidente volvió la cabeza hacia Mu Ru Yue y dijo sonriendo: «Mi nieto no es malo, en realidad. Él tiene buen aspecto, su talento es genial, y también puede cocinar y barrer el piso. ¿No puedes considerarlo?”

Mu Ru Yue suspiró impotente, «Ya tengo un prometido… y tu nieto parece realmente reacio.»

Al observar la afligida apariencia de Qing Yu, se parecía a un pequeño animal que había sufrido de un maltrato inhumano.

«¿Qué tal si te conviertes en mi discípulo entonces?» Después de permanecer en silencio por un momento, sus ojos se iluminaron cuando le preguntó eso.

Mu Ru Yue negó con la cabeza. «Tendre que rechazarlo.»

¿Rechazar? Ella rechazó?.

La multitud la miró en estado de shock. ¿Quién no conocía la identidad del señor presidente? En la época actual, el único que podía ser comparable a él era Wu Yu, quien tenía estándares muy altos. El presidente quería reclutarla como su discípulo, pero ¿la niña realmente lo rechazó?.

¿Podría ser ella aún más arrogante?.

«Niña, al menos debes darme una razón para rechazarme». El presidente expresó pena.

Él quería reclutarla, ¿pero esa pequeña niña rechazó? ¿Podría ser que ella tuviera un maestro más grande que él?.

«Ya tengo un maestro. Él vendrá aquí en unos días, por lo que si realmente quieres reclutarme como tu discípulo, deberías hablar con él.» Mu Ru Yue se encogió de hombros al decir eso con una sonrisa que no era una sonrisa.

Al escuchar eso, el presidente dio un suspiro de alivio. «Bien, esperaré su llegada. Discutiré personalmente este asunto con él, y si él está de acuerdo, entonces serás mi discípula.”

Dentro de estos cuatro reinos, ¿excluyendo a ese viejo amigo Wu Yu, cuyo nivel de alquimia excede el de él, quién es más digno de tenerla como discípula? Además, él no había oído que ese viejo Wu Yu reclutara a un discípulo, por lo que esta pequeña niña obviamente no era su discípula.

Como ese era el caso, ¿no sería fácil para el maestro de Mu Ru Yue entregarsela a él? Como presidente de la Asamblea de Píldoras, una vez que le pregunte sobre este asunto, ese individuo no debe rechazarlo…

Entre la multitud, había un hombre enmascarado que no se había ido y fue testigo de lo que acababa de pasar. Una ligera sonrisa se mostró en su rostro demoniaco debajo de la máscara.

El actual él realmente tuvo el impulso de mantener a Mu Ru Yue fuera del mundo para que nadie intentara buscarla. Sin embargo, sabía que esta chica no era como otras chicas y que no querría disfrutar escondiéndose detrás de la gente para protegerse.

Ella estaba destinada a usar su arduo trabajo para escalar a la cima del mundo marcial antes de mirar fríamente al resto del mundo…