EAA — Capítulo 103

0

Capítulo 103: ¡Avanza! ¡Avanza!


“Está bien”, suspiró Mu Ru Yue antes de caminar sin prisa hacia adelante.

¡Peng!

Ella dirigió sin piedad su poder mental para atacar el Horno Fénix, y en un instante el Horno Fénix irradiaba luz en todas direcciones, iluminando los alrededores.

Todos quedaron asombrados mientras observaban aturdidos a la jovencita dentro de la luz roja.

El presidente no pudo evitar ponerse de pie y mirar a Mu Ru Yue. “¿Es ella realmente la dueña del Horno Fénix? Parece que este mundo comenzará a moverse otra vez. No mucho después, debido a la existencia de esta pequeña niña, el cielo y la tierra definitivamente se darán la vuelta…”

No sabía si este cambio sería fortuito o desastroso.

Mientras tanto, Mu Ru Yue, quien estaba dentro de la luz roja, podía sentir un poder entrando brutalmente en su cuerpo, arrasando sus meridianos. Durante un momento ella no pudo evitar escupir un bocado de sangre cuando su exquisito rostro comenzó a palidecer.

Cuando la luz roja se desvaneció, todos miraron a la joven frente al Horno Fénix. Se miraron el uno al otro, pero nadie sabía lo que iba a pasar.

¡Hiss!

El intenso dolor hizo que el cuerpo de Mu Ru Yue se contrajera, pues parecía que algo estaba forzando su camino a través de sus meridianos, que no eran grandes.

Cuando llegó a su límite, una bata de tela plateada se movió en un instante hacia ella. El hombre abrazó su cuerpo, y debajo de la máscara de plata, un par de ojos negros se centraron en ella con amor.

El cuerpo de Mu Ru Yue tembló ligeramente. Esta sensación fue muy cálida y familiar…

“Wu Chen…”

Lentamente, la conciencia de Mu Ru Yue comenzó a nublarse mientras murmuraba, inconsciente. Ella sintió el brazo que la estaba abrazando temblar un poco, y después de eso, una sensación cálida pasó por su cuerpo, haciendo que su conciencia se despejara.

Lo que apareció ante ella era una máscara plateada que dificultaba ver la apariencia de ese hombre. Si bien los ojos de ese hombre le daban un sentimiento familiar excepcional, no podía recordar dónde lo había conocido.

“No eres Wu Chen.”

Durante el momento anterior, realmente pensó que Ye Wu Chen había aparecido de repente en la Asamblea de Píldoras. Este hombre no era él, pero entonces… ¿quién era él? Al ver el dolor en los ojos del hombre debido a ella, su corazón palpitó con fuerza.

De repente, innumerables corrientes de energía surgieron hacia Mu Ru Yue y rápidamente fueron absorbidas en su cuerpo. Debido a la contratación con el Horno Fénix, sus meridianos se habían expandido, por lo que la nutrición de esa energía lentamente hizo que su dolor desapareciera.

Tal vez fue debido a que absorbió en un instante la gran cantidad de energía que Mu Ru Yue tuvo un impulso para pasar de la Cuarta Etapa Marcial a la Quinta Etapa Marcial, empezando a romper con un nuevo paso.

El hombre enmascarado colocó con lentitud a la joven en su abrazo en el piso antes de mirarla profundamente. En un parpadeo, la ropa plateada desapareció del lugar, sin esperar a que ella lo interrogara. Era como si nunca hubiera estado allí.

“¿Quién era él?”

Mu Ru Yue levantó levemente sus cejas. Ella parecía haberlo conocido antes, ya que sintió una sensación familiar al observar a ese hombre, en especial de sus ojos.

“Niña, debería felicitarte”. El presidente sonrió y caminó. “No solo ha tenido éxito en la contratación del Horno Fénix, sino que también ha llegado a la Quinta Etapa. Tal logro sería el mejor entre los cuatro reinos.”

“¡Felicitaciones! ¡Felicitaciones! ”

El Anciano Flama y los demás fueron y la felicitaron con honestidad.

“Está bien, ya que mantuviste el Horno Fénix”, Entonces, la astucia brilló más allá de los ojos del presidente mientras continuaba, rebosante de sonrisas, “Te daré dos opciones: La primera es ser mi discípula… Una vez que te conviertas en mi discípula, puedo garantizar que nadie aquí se atreverá a intimidarte. La segunda opción es que te entregaré a mi nieto. Puedes hacer que haga cualquier cosa, ya sea calentando la cama o doblando mantas. También puedes disciplinarlo casualmente y no voy a decir una palabra, incluso si lo golpeas o lo regañas.”