EAA — Capítulo 102

0

Capítulo 102: Un hombre de aspecto excepcional


“¿Todavía decides volver?”

Una voz melancólica se escuchó en los valles de las montañas.

Si alguien fuera a ver a este hombre de pie frente al valle, definitivamente jadearian al ver que era muy guapo. Solo un puñado de hombres en ese mundo poseen un aspecto tan excepcional.

Con la ayuda de una perforación en el ojo, y un extraño cabello blanco su belleza fue amplificada. Tal belleza lo hizo parecer un inmortal, con una ropa blanca sin ninguna mancha, totalmente limpia. Algo de su ropa revoloteo cuando pasó una brisa.

No solo el cabello de ese hombre era blanco, sino que sus cejas también eran blancas. Solo sus ojos parecían ser similares a los de la gente común, un par de ojos que irradiaban una leve tristeza.

¿Por quien estaba con ese humor? ¿Por qué su cabello es blanco?.

El hombre se rió entre dientes. Su hermoso rostro se volvió más excepcional con esa sonrisa, como si fuera un inmortal exiliado que no puede ser afectado por el mundo, para alcanzar así un extraordinario reino…

Tres días después, en la Asamblea de Píldoras.

El presidente inspeccionó a la multitud frente a él antes de toser un par de veces. Se puso de pie con una sonrisa y anunció: “Muy pronto empezara la ceremonia de premios para esta competencia.”

¡Hua!

Todos se emocionaron porque querían saber cuál sería el premio para el campeón.

El presidente estaba feliz de ver este tipo de ambiente, y con la sonrisa de un zorro astuto, continuó: “El premio del campeón será el Horno de Píldoras Fénix de la Asamblea de Píldoras.”

Todos se sobresaltaron, pues todos sabían que el Horno Fénix era un instrumento divino. Con la ayuda de Horno Fénix, el usuario podría refinar las píldoras de alto grado. Sin embargo, Horno Fénix es de aquellos que elige a su propietario, por lo que incluso el nieto del presidente fue incapaz de hacer un contrato con ese Horno Fénix.

¿El presidente había establecido el Horno Fénix como el premio principal?.

“¡Que alguien traiga el Horno Fénix!”

Debido a esas palabras, algunas personas inmediatamente llevaron el Horno Fénix, el cual requería de 10 personas que lo sostuvieran para llevarlo con éxito al escenario. Además, estaba cubierto por un paño rojo que, después de hacer un lado, apareció en los ojos de la multitud un horno de color rojo que despedía resplandores de luz.

Había un fénix tallado en el hermoso horno, tan real que daba la impresión que podía saltar del horno en cualquier momento.

Pero mientras los otros miraban la hermosa apariencia del fénix, Mu Ru Yue sentía que podía escuchar los gritos del fénix.

Las cejas de Mu Ru Yue se contrajeron mientras observa sin emoción al Horno Fénix.

“Esa chica derrochó tal objeto”. Qin Fei Fei estaba tan enojada que su cara se sonrojó mientras agarraba con fuerza la ropa mientras observa a Mu Ru Yue con una mirada llena de celos.

El Horno Fénix era un elemento de primer nivel que ni siquiera el Anciano Qin tenía derecho a tocar, ¿pero ahora el Horno Fénix le fue dado a esa chica? Realmente era un misterio lo que estaba pensando la Asamblea de Píldoras.

“Niña, pruébalo para ver si puedes contratar este Horno Fénix”. El Presidente sonrió a Mu Ru Yue y habló cordialmente, como un abuelo benévolo.

Cuando Mu Ru Yue vio la astucia en sus ojos, sin embargo, retiró el pie que planeaba mover.

“Niña, ¿por qué no vas a contratarlo?” Obviamente el presidente notó su acción y preguntó con sus cejas blancas ligeramente levantadas.

“¿Vas a establecer alguna demanda después de que lo contrate?” Algunos destellos bailaron en los ojos de Mu Ru Yue mientras ella seguía sintiendo que este viejo zorro no tenía buenas intenciones.

El presidente estaba aturdido. Muchos querían obtener el Horno Fénix, pero no pudieron; ¿esta chica iba a rechazarlo porque había adivinado su plan?.

“¡Jeje! Niña, no te preocupes. Te prometo que este Horno de Phoenix es el principal premio de esta Asamblea de Píldoras. Si puede contratarlo, le pertenecera a usted y tampoco establecere ninguna exigencia irracional.”