DCF – Capítulo 17

0

Capítulo 17: Tomándola Por La Fuerza

Indignado, regresó a su habitación. Sin embargo, en el camino alguien le dijo que su madre lo estaba llamando, por lo que se dirigió a su lugar con el ceño fruncido.

Al ver que la expresión de su hijo era extraña, ella sonrió, “¿No fuiste a la casa de la señorita Bai? ¿Por qué has regresado tan rápido?” No se oponía a que su hijo fuera a ese lugar y se quedara un rato, pero ¿no había regresado muy rápido?.

Long Heng se encontraba bastante deprimido por el rumbo de los acontecimientos, sin embargo, por alguna razón, le llamo la atención su necesidad de querer defenderla, “Ese lugar se encuentra bastante desolado y frio, además está enferma.” ¡Lo que quería decirle era que desde que se encontraba enferma, no podía tomarla por la fuerza como él quería!.

La vieja señora le sonrió un poco y no dijo nada mas.

Después de un rato menciono: “¿Desolado y frio? La estás defendiendo ahora, pero ¿eres consciente de que es su propio deseo, que haya pocas personas en su casa? Anteriormente, ella era la que estaba usando la excusa de su locura para ahuyentar todo el mundo, no era mi idea darle un castigo severo”. Ni siquiera había logrado permanecer con ella una noche en su casa y ya se encontraba abogando por ella. Afortunadamente, la mesa de té era útil. Era una combinación perfecta para los juegos de té que su hijo le había dado, o ella no estaría tan tranquila ahora mismo.

Long Heng inmediatamente le dijo: “Madre, sus acciones están guiadas solamente por su razón”. Él no dijo nada más, como si nada hubiera pasado. La vieja señora suspiró en su corazón. Su hijo siempre había sido cauteloso desde que era joven, pero desde que regresó del campo de batalla, ella no era capaz de adivinar lo que estaba pensando. Acababa de revelar un indicio de sus verdaderas emociones en este momento, sólo para que sus palabras le devolvieran a su forma original. Si hubiese sido consciente de eso antes, no se habría burlado de él.

Los hombres de este mundo a su edad ya tendrían tres esposas y cuatro concubinas. Por el bien de su familia, entro en el ejército cuando tenía unos diez años. Aunque había sido capaz de lograr traer a su casa el título de príncipe con sus esfuerzos, su propio negocio se retrasó (mujeres, y casarse). Ahora mismo, ya era bastante difícil hacer que tocara a una mujer, incluso enviar a una mujer a su habitación no sería suficiente. No fue fácil lograr que fuera a la casa de la señorita Bai dos veces, pero siempre salía con una expresión infeliz. No sabía cómo la señorita Bai lo había hecho enojar, pero tendría que darle algunos consejos mañana. Las damas no entendían realmente cómo servir a un hombre, especialmente estas concubinas virtuosas. Sólo fueron enviados por sedán, y ni siquiera se les enseñó cómo complacer a su señor por una sirvienta mayor. Después de decidir acerca de sus acciones para el día siguiente y charlar con Long Heng durante un rato, ella envió a alguien para que lo acompañara de vuelta.

La vieja sirvienta a su lado le sonrió, “Esta sirvienta ve que nuestro Príncipe es recto, no como aquellos caballeros sueltos que causan problemas por todas partes”.

“No es bueno que sea demasiado recto. Incluso si se casa con la señorita Lin, con él actuando así, pasará mucho tiempo antes de que pueda sostener en mis manos a mis nietos.” La vieja señora estaba desamparada.

La vieja sirvienta dijo: “Todavía hay cuatro hermosas damas en esta casa. Incluso un trozo de hielo se derrite durante en medio año, por lo que un joven de sangre caliente como él también lo hará. Escuche, ¿no ha ido a casa de la señora Xiu en estos últimos días? Esta sirvienta ve el tiempo de la iluminación acercándose. Una vez que haya sido iluminado, su primer nieto no estará lejos. Si está demasiado ansiosa, entonces coloque más bellezas cerca de su habitación, veamos cuánto más puede durar”.

Sin embargo, la vieja señora entendía bien a su hijo. Ella sacudió la cabeza y sonrió amargamente. “Entiendo a mi hijo bastante bien, está demasiado tenso. Estaba bien cuando era joven y no conocía mucho al respecto. Sin embargo, ahora que conoce sobre esas cosas y está acostumbrado a ver a esas mujeres en el campo de batalla, será difícil tratar de conseguir que baje la guardia”. Pensando en ello, suspiró y dijo: “Ve a buscarme a algunas buenas servidoras de enseñanza. Especialmente aquellas que sean buenas enseñando sobre pájaros y abejas”.

La sirvienta mayor la miro fijamente y con una mirada en blanco por un momento antes de darse cuenta: “¿Está pensando en enseñarle a la señorita Bai? Es una buena opción, ella parece bastante honesta, también es muy bonita”. Además, ella es bien favorecida por el príncipe y la Vieja Madame. La Sirvienta mayor era una persona inteligente e inmediatamente fue a buscar a una profesara apropiada.

Al día siguiente, Bai Xiangxiu fue convocada por la vieja señora. Su corazón estaba aprensivo. Ella no había logrado seducir al protagonista masculino de apoyo y de alguna manera había provocado a esta Vieja Madame quien sería la razón principal de su muerte. Se preguntó por qué la habían convocado repentinamente. Trajo cuidadosamente consigo a Xiao Shi y se paró en la entrada, esperando respetuosamente a que llamar para su audiencia.

Un viejo sirviente salió para guiarlas después de un momento. Se apresuro a dar un saludo ceremonial muy formal. La vieja señora y una vieja sirviente que se encontraba a lado estaban asustadas. Era sólo una reunión normal; no había necesidad de un saludo excesivo, no era una ocasión especial. La vieja señora se forzó a tomarse el té antes de decir imperiosamente, “¡Levántate!” Ella realmente quería reír, pero se aferró a su actitud tranquila.

“Gracias, Vieja Madame.” Bai Xiangxiu hizo que Xiao Shi la apoyara para levantarse. Entonces se paró a un lado sin atreverse ni siquiera a levantar la cabeza. Ni siquiera se atrevía a sentarse. Sin embargo, observo que la mesa de té que había hecho se encontraba siendo exhibida realmente en el centro de la sala de estar de la vieja señora, con un precioso juego de té en él. Pudo notar que lo usaba con frecuencia.

Como se esperaba de la Vieja Mandame quien había nacido en la nobleza, su gusto era impecable.

La vieja señora tuvo que decir nuevamente, “Siéntate”, antes de que Bai Xiangxiu se sentara.

No pudo evitar fruncir el ceño. Ella quería darle algunos consejos al principio, pero ¿cómo iba a ayudar a Bai Xiangxiu cuando era tan cobarde?.

Ella todavía quería darle todavía una oportunidad, por lo que dijo: “Su Alteza vino aquí ayer y dijo que el Jardín de Invierno es un poco frío y desolado. Después de pensar en ello, coincido totalmente con su pensamiento. No puedo solo tenerlas a las dos allí todo el tiempo. Si los forasteros lo descubren, ¡pensarán que estamos tratando de castigarla! ¡En un momento, haré que alguien envíe a unos sirvientes a tu casa!”.

¿Qué? Estoy intentando seducir al protagonista secundario. ¿Cómo hare eso con unos cuantos pares de ojos más? Sin embargo, no era una buena idea si rechazaba la oferta de la vieja señora, así que junto todos sus ingenios y dijo.

“Esta concubina agradece las buenas intenciones de la vieja señora. Sin embargo, usted sabe que esta concubina no ha podido dormir bien y ha estado enferma y deprimida con bastante frecuencia. Si llegan a ir algunas muchachas animadas, podría hacerlas infelices. ¿Tal vez algunas sirvientas mayores normales serían una buena opción?” Estaba bien para ella plantear esa petición, ¿verdad?.

La vieja señora asintió internamente. Esta concubina no sólo se sometió humildemente a su voluntad, sino que tampoco la golpeó en la cara. Más importante aún es que sus deseos estaban de alguna manera sincronizados, por lo que fue como matar dos pájaros de un solo tiro. Sus pensamientos la hicieron sonreír mientras decía: “Eres bastante considerada de ellas. ¡Entonces como desees! Sin embargo, ya he escogido a una vieja sirvienta para ti. Originalmente era una sirvienta de mi familia. Sus circunstancias son un poco pobres y ella ha estado casada tres veces, pero ahora es feliz”.

“Sí, como la vieja madame lo desee.” Las palabras de la vieja señora eran un poco extrañas, y otra vez, no comprendía mucho los matices de las palabras de la vieja señora.

La vieja señora era consciente de que ella no lo entendía, por lo que continuó: “Aunque tuvo una vida dura y se casó con tres hombres, cada uno de ellos la trató muy bien. Aprende de ella.” Después de decir eso, dejó la taza de té y le dijo: “¿Oí que el príncipe fue a tu casa ayer?”.

Al oír a la vieja madame mencionar al asesino más joven, la guardia de Bai Xiangxiu se alzó por completo. Ella apresuradamente dijo: “¡Sí!” Madame, ¿qué está tratando de decir?.

La vieja señora dijo: “¿Qué deseamos las mujeres en nuestras vidas, señorita Bai? Sin duda, es servir bien a nuestro hombre y dejar un lugar nuestro en su corazón. ¿No lo crees?”.

“Vieja Madame, tiene toda la razón.” Correcto, el corazón de los hombres no me importa nada. Si no estuviera intentado escapar de su muerte, habría escapado de esta mansión y salido a viajar, ¿así que, a quién le importaban las relaciones?.

“El Príncipe es tu hombre, así que no está bien si viene y se va por la noche. Escucha las enseñanzas de la vieja sirvienta y sabrás cómo conseguir que tu hombre se quede”. A La vieja señora no le preocupaba la torpeza de la Señorita Bai. Puesto que ella sería la mujer de su hijo tarde o temprano, la vieja señora tenía que decir esas cosas.

Sin embargo, después de escuchar todo lo que le dijo la vieja señora, Bai Xiangxiu no se sentía bien. Pensó internamente, ¿qué era lo que exactamente estaba tratando de hacer esa vieja señora con todo ello? ¿tomar a la fuerza a su hijo? Se sentía como si hubiera tragado una mosca gigante, la cual no le permitía respirar. Su cara estaba tan roja que no podía ponerse más roja. La mitad de ella era timidez mientras que la otra mitad era ira.

Sin embargo, al pensar que su muerte vendría en un futuro cercano, bajó la cabeza y estuvo de acuerdo. Estoy de acuerdo, pero si tu hijo no viene, ¿qué puedo hacer? De todos modos, la trama estaba a punto de empezar justo ahora. Estaba a punto de perseguir a su prometida fugitiva, y ella sólo tenía que actuar con seguridad como el personaje femenino secundario de fondo.